6 mujeres modernas que rompen estereotipos en Japón


Publicidad

Mujeres que rompen esquemas, que se salen de los esquemas tradicionales. La escritora oriunda de Estados Unidos, Brooke Larsen, destaca a seis mujeres japonesas que desafían el “ideal” de mujer japonesa, sumisa y suave.

En un artículo publicado en el sitio Savvy Tokyo, la escritora pone el foco sobre el siguiente grupo de mujeres que “sacuden estereotipos y redefinen lo que significa ser japonesa”.

Naomi Osaka

facebook.com/NaomiOsakaTennis

No podía faltar en esta selecta lista la única persona nacida en Asia en ser número uno del tenis mundial en singles, la joven que derrotó a la mítica Serena Williams en el Abierto de EEUU de 2018 y que conquistó dos Grand Slams de manera consecutiva.

Hija de padre haitiano y madre japonesa, Naomi nació en Japón y a los tres años se mudó a Estados Unidos, donde creció y se hizo tenista.

Naomi es una celebridad en Japón y ha sido elogiada hasta por el primer ministro Shinzo Abe. Sin embargo, eso no la ha salvado de críticas absurdas en su país por no encajar en el molde. Brooke Larsen recuerda al dúo de comediantas que se burló de Naomi diciendo que estaba “muy quemada por el sol” y que necesitaba “blanqueador”.

Asimismo, menciona que uno de sus patrocinadores, la compañía Nissin, creó una animación publicitaria en la cual ella aparecía con la piel blanca.

Aquí, nosotros recordamos el tozudo empeño de algunos periodistas japoneses que querían obligar a Naomi -que concede entrevistas en inglés- a hablar en japonés.

Rina Sawayama

facebook.com/rinasawayamamusic

Cantautora que nació en la prefectura de Niigata y creció en Londres. Brooke Larsen se refiere a Rina como una “estrella emergente del pop que escribe canciones con letras poderosas y feministas”, alejada de la imagen de la típica chica japonesa.

Rina, que en 2018 se declaró públicamente como bisexual y pansexual, criticó en una entrevista a la revista Vogue las expectativas con respecto a los estándares de belleza que muchas mujeres en Japón deben cumplir según “la cultura del anime, la cultura kawaii”, que pueden ponerlas en una situación desventajosa, “cosificándolas e infantilizándolas”.

Forbes Japan la ha destacado como unas de los 30 personalidades menores de 30 años.

Ariana Miyamoto

Facebook

Hija de padre afroestadounidense y madre japonesa, Ariana sorprendió al coronarse como Miss Japón en 2015. Su triunfo fue criticado por sectores conservadores que no aprobaban que una japonesa que “no parecía” japonesa (es decir, que no era japonesa pura) representara a Japón en un concurso de belleza a nivel global. Sin embargo, Ariana lo hizo muy bien, pues quedó entre las diez finalistas de Miss Universo.

Ariana decidió utilizar su visibilidad mediática para luchar contra los prejuicios raciales en Japón.

La exreina de belleza decidió competir en Miss Japón después de que una persona amiga, birracial como ella, se suicidó.

Megumi Nishikura

hafufilm.com

La cineasta Megumi Nishikura, nacida en Tokio y con residencia en países como Japón, Estados Unidos, China e Inglaterra, entre otros, atrajo la atención sobre los japoneses birraciales como ella con la película “Hafu”.

Megumi quiere que la gente conozca la realidad de las personas mestizas. “Si estás en Tokio, verás a muchos hafus y parejas interraciales, pero no pude evitar preguntarme por qué la sociedad japonesa no conoce los verdaderos sentimientos y luchas de los hafus. Es hora de que Japón acepte la diversidad”, declaró.

El documental “Hafu” -que Megumi creó con Lara Pérez Takagi, de padre español y madre japonesa- sigue la vida de cinco japoneses mestizos e indaga en temas como diversidad, identidad y multiculturalismo en Japón, y qué significa ser japonés.

Naomi Watanabe

twitter.com/watanabe_naomi

Comedianta, actriz y diseñadora de modas, fue considerada el año pasado como una de las 25 personas más influyentes en internet por la revista Time.

Naomi, nacida en Taiwán y criada en Japón, alcanzó la fama en 2008 por su imitación de Beyoncé en un programa de televisión.

Brooke Larsen destaca que Naomi es la persona más seguida en Instagram en Japón y que más allá de su vena cómica, quiebra esteoreotipos por su físico grande, muy por encima de la media japonesa. En vez de amilanarse por su sobrepeso, la comedianta saca provecho de él con humor.

La artista mantiene una posición positiva y enseña a valorarse a uno mismo, más allá del físico: “Si te amas a ti mismo, puedes intentar cualquier cosa”.

Detrás de su vertiente humorística, hay una mujer con ideas claras: “Definitivamente creo que es importante cambiar el estereotipo: las mujeres japonesas tienen opiniones; no vamos a decir que sí todo el tiempo ni a estar de acuerdo con todo. Solo quiero ser vista como una persona”.

Shiori Ito

En 2017, la joven periodista denunció que había sido violada por un colega. Shiori sorprendió atraviéndose a desafiar la cultura del silencio que impera en Japón.

En 2015, la mujer cenó con el hombre para hablar sobre una oportunidad de trabajo. Lo último que recuerda la también cineasta es haber ido al baño del restaurante de sushi donde estaban cenando. Cuando recobró el conocimiento, estaba en una habitación de hotel, con él encima de ella. La periodista sospecha que su colega la drogó.

Por hacer público su caso, la mujer ha sido ampliamente criticada e, incluso, insultada. La han tachado de “prostituta”. En las redes sociales han escrito que debería morir. Hasta han cuestionado su nacionalidad porque “una verdadera mujer japonesa no hablaría de cosas tan ‘vergonzosas”.

Los ataques no arredran a Shiori. Ella sigue adelante. Brooke Larsen resalta el camino inaugurado por la periodista: “La mujer japonesa ‘ideal’ es vista como tímida y callada, todo lo contrario de lo que está haciendo Ito. Su decisión de alzar la voz ha abierto un diálogo difícil pero necesario, y está alentando a otras mujeres japonesas a seguir sus pasos”. (International Press)


Publicidad

Publicidad




Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario