Vietnamita murió en centro de inmigración en Japón por pasividad de guardias

Ministerio de Justicia de Japón (foto moogry.com)

13 personas han muerto desde 2006 en los centros de inmigración en Japón. ¿Muertes que se podrían haber evitado?

El vietnamita Nguyen The Hung (47) murió de un derrame cerebral en marzo y estuvo seis horas tendido en el piso antes de que los guardias del centro de detención en Ibaraki donde estaba decidieran actuar, según un documento del gobierno de Japón, reveló Reuters.

Durante la semana previa a su muerte, Nguyen estuvo gimiendo y quejándose de dolores de cabeza y de cuello, y fue trasladado a una celda de aislamiento para ser monitorizado.

El 24 de marzo, los guardias escucharon los gemidos de dolor del hombre a través de un intercomunicador. Fueron a verlo y lo encontraron tendido en el suelo, aparentemente dormido. Seis horas después, los guardias notaron que seguía en la misma posición, entraron en su celda y descubrieron que estaba inconsciente y no respiraba. Le aplicaron primeros auxilios y llamaron a una ambulancia. Ya era tarde.

De manera similiar murió un hombre de Sri Lanka en un centro de detención en Nagoya en 2014. El hombre sufrió un ataque al corazón y los guardias no llamaron a una ambulancia hasta horas después porque creían que estaba dormido.

Una fuente de Reuters, que integra un organismo de control, declaró que los dos hombres murieron porque los dejaron solos. “Los guardias no han aprendido”.

La fuente abogó por el establecimiento de un sistema de seguimiento de los signos vitales de los detenidos enfermos durante todo el día y que los guardias se preocupen por averiguar si están bien. Quizá las dos víctimas habrían sobrevivido si los guardias, en vez de limitarse a creer que estaban dormidas, hubieran intentado hablarles para saber cómo se sentían.

Nguyen llegó a Japón en la década de 1990 en busca de asilo. Estaba detenido por permanencia ilegal y un delito de drogas.

En abril, después de su muerte, un médico trabajó a tiempo completo en el centro donde murió. Los guardias reciben entrenamiento médico de emergencia dos veces al año.

El Ministerio de Justicia de Japón declinó comentar el caso debido a que aún está en investigación. (International Press)

 



Publicidad

2 Comentarios

  1. Lamentablemente son riesgos que se toman cuando uno decide ir en contra de la ley.
    Tampoco se puede esperar que nos traten con justicia cuando uno rompe primero las reglas.
    Aqui el unico culpable es el vietnamita y nadie mas.

  2. Concuerdo con el usuario CoCo, en un país como Japón, donde el honor y la ley son prioridad no puedes exigir justicia y tratos especiales si llegaste de manera ilegal.
    Aunque eso no justifica el trato de los agentes, nada mas era cosa de darle atención medica y ya después regresarlo a su pais.

Deja tu comentario