Ofrecen 6 millones de yenes por información sobre asesinato de 3 mujeres en 1995




Publicidad

El 30 de julio de 1995, tres empleadas de un supermercado en la ciudad de Hachioji, Tokio, fueron asesinadas a tiros en la oficina del segundo piso de la tienda. Dos de ellas eran estudiantes de koko de 16 y 17 años. Las tres habían sido atadas con cinta adhesiva.

24 años después, el caso aún no ha sido resuelto y la policía de Japón está ofreciendo una recompensa de 6 millones de yenes (alrededor de 54 mil dólares) por información que conduzca a identificar al asesino (o asesinos).

¿Qué es lo que se sabe hasta ahora?

El crimen fue descrito al principio como un intento fallido de robo, pues ninguna de las tres víctimas sabía la combinación de la caja fuerte de la tienda, revela Japan Today. 

La policía extrajo huellas dactilares de la cinta utilizada para atar a las víctimas y que coincidían con las de un japonés que residía en Tokio y que murió de causas naturales en 2005. La policía almacenaba las huellas del hombre en una base de datos debido a que tenía antecedentes penales.

Sin embargo, las huellas dactilares no fueron consideradas como prueba suficiente para atribuir los crímenes al hombre, pues la ley exige una correspondencia en 12 o más puntos para identificar de manera fehaciente a una persona, lo que no ocurría con el hombre de Tokio. Además, la policía no encontró evidencias de que el sujeto estuviera en la zona de los crímenes cuando estos se cometieron.

El arma utilizada para asesinar a las víctimas era ilegal y habría sido fabricada en Filipinas.

En 2009 surgió una pista: un japonés condenado a muerte en China por tráfico de drogas dijo que un chino que residía en Canadá estaba involucrado en los asesinatos del supermercado, como parte de una banda de japoneses y chinos que cometieron robos en Japón en los años noventa.

El chino era buscado por las autoridades de Japón por usar un pasaporte falsificado para abandonar el país en 2002.

En 2010, la policía presentó una solicitud de extradición ante las autoridades canadienses. El chino fue extraditado a Japón en 2013, pero se negó a hablar sobre los asesinatos en Hachioji.

Número de teléfono para informar a la policía sobre el caso: 042-621-0130. (International Press)


Publicidad

Publicidad

Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario