Hafu y Naomi Osaka: critican doble moral en Japón

facebook.com/NaomiOsakaTennis

¿El éxito de la campeona Naomi Osaka frenará los prejuicios contra las personas multirraciales en Japón?, se pregunta Mainichi Shimbun en un artículo que analiza el impacto que la tenista podría tener en el país asiático.


Publicidad

El texto comienza con un tuit de una mujer de 26 años, @phie_hardison, de padre estadounidense y madre japonesa, que se queja del doble rasero que hay en Japón: “Lo siento, pero las personas que dicen que Naomi Osaka es japonesa o que la llaman el orgullo de Japón me enferman. No puedes aceptar a los hafu como japoneses cuando te conviene. Normalmente nos discriminas”.

La mujer se refiere a los locutores de TV que se burlaban de los hafus y que ahora dicen que Naomi es el orgullo de Japón y a la gente que discrimina a las personas con ancestros no japoneses y que ahora dicen estar felices por el triunfo de la tenista y la reivindican como japonesa.

La tuitera declara a Mainichi que en Japón tenía problemas para conseguir trabajo con su nombre no japonés, pero que después de acudir a un tribunal de familia para cambiar su nombre por uno japonés, aprobó una prueba escrita de empleo.

En todo caso, considera que el triunfo de Naomi puede inspirar a las personas birraciales. “Estoy segura de que hay muchos hafu que han sido animados por el éxito de Osaka”, dice.

La cineasta Megumi Nishikura, de padre japonés y madre estadounidense, espera que la presencia y el éxito de Naomi Osaka produzcan cambios en las nociones preconcebidas de identidad en la sociedad japonesa.

Nishikura, que en 2013 codirigió un documental llamado “HAFU” sobre personas birraciales, cree que si Naomi hubiera crecido en Japón, podría haber sido tratada como extranjera.

Por su parte, el sociólogo Lawrence Yoshitaka Shimoji, especialista en el tema, dice que muchas personas hafu le han relatado sus experiencias de ijime, discriminación en el trabajo, detenciones e interrogatorios frecuentes por parte de la policía y el dolor de que se les pregunte repetidamente si son japoneses en realidad.

“La ciudadanía y la identidad no necesariamente coinciden. Decir que alguien es ‘gaijin’ o ‘más parecido a japonés’ según su apariencia, palabras o lenguaje corporal puede constituir acoso racial. La ciudadanía y la identidad de Osaka son solo para que ella lo decida, y no es para que nadie más la juzgue”, declara.

Las personas que tienen un padre con ciudadanía extranjera representan alrededor del 1,9 % del número total de recién nacidos en Japón, según el Ministerio de Salud. (International Press)


Publicidad

Publicidad

Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario