Naomi Osaka contribuye a que Japón se abra a la diversidad étnica


Naomi y sus padres (foto Instagram de Naomi Osaka)

La histórica victoria de Naomi Osaka en el Abierto de Estados Unidos, el primer Gran Slam conquistado por un tenista japonés en singles, fue muy celebrado en Japón, comenzando por el primer ministro Shinzo Abe.


Publicidad

Abe utilizó Twitter para agradecer a Naomi por ser una inspiración para Japón “en este momento de dificultades”, en probable referencia al terremoto que sacudió a la isla de Hokkaido la semana pasada.

Por su parte, Kei Nishikori, semifinalista del Abierto de Estados Unidos, publicó en Twitter un video de Naomi levantando el trofeo junto con el hashtag #proud y una bandera japonesa.

Osaka también ha conquistado a los japoneses con su humildad, sin poses ni aires de grandeza, tal como se evidenció durante la ceremonia de premiación, en la que fue abucheada por el público que quería que ganara Serena Williams.

Kiyoshi Ogawa, un fan del tenis que reside en Tokio, declaró a Reuters que el encanto de Naomi radica en su humildad.

Por su parte, Mitsuko Sakai, una tenista aficionada de 63 años que madrugó el domingo para ver a Naomi, destacó la serenidad y la fortaleza mental de la japonesa, que pese a la hostilidad del público “se concentró en el juego y ganó”.

Los medios nipones también han caído rendidos ante la nueva campeona. “La combinación de fuerza e inocencia infantil es su encanto”, dijo Yomiuri Shimbun, que se refirió a ella como “una nueva heroína de la que Japón puede estar orgulloso”.

Por otro lado, Reutes remarcó que el triunfo de Naomi, de padre haitiano y madre japonesa, “está ayudando a abrir nuevos caminos en Japón debido a que su identidad birracial desafía la autoimagen del país como una sociedad racialmente homogénea”.

Aunque “Japón se está volviendo étnicamente más diverso -uno de cada 50 nacimientos es de parejas birraciales- todavía hay muchos prejuicios contra los hafu porque se ven diferentes o tienen nombres diferentes”.

La agencia menciona a otros deportistas hafu como el velocista Asuka Cambridge (padre de Jamaica, mamá de Japón) y el beisbolista Yu Darvish (papá de Irán, mamá de Japón).

No obstante, la actitud de los japoneses está cambiando poco a poco mientras Japón se integra más a la economía global. La aparición de figuras públicas mestizas, sobre todo en los deportes, está contribuyendo a ese cambio de percepción.

Hirotaka Matsuoka, profesor de marketing deportivo de la Universidad de Waseda, aseguró que “los japoneses se están acostumbrando cada vez más a personas de otras culturas”. (International Press)


Publicidad

Publicidad

Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario