2 valientes jóvenes que salvaron a 7 personas, entre los desaparecidos por las lluvias en Japón


Katsuhiro Yamasaki, uno de los policías (Asahi)

Más de 200 personas han muerto por las torrenciales lluvias en el oeste de Japón, pero miles han logrado salvarse, gracias, en parte, a la valentía de personas que arriesgaron sus vidas para salvar a otras.

Publicidad

Asahi Shimbun cuenta cómo la acción decisiva de dos jóvenes policías salvó a siete personas en la ciudad de Kure, prefectura de Hiroshima.

En la noche del 6 de julio, Katsuhiro Yamasaki (29) y Naoto Shinkawa (28) retornaban a sus casas después de un día de trabajo. Estaban fuera de servicio.

Llovía intensamente.

Los dos policías vieron cómo un alud de agua y lodo zarandeó a unos seis vehículos en una carretera de montaña. En uno de ellos estaba Koji Hashimoto, un hombre de 60 años.

Las aguas cenagosas arrastraron el automóvil de Hashimoto, haciéndole perder el control. Después de un rato, el coche se detuvo. Sin embargo, el nivel de las aguas crecía rápidamente.

Hashimoto vio a Yamasaki y Shinkawa corriendo hacia él y las personas que estaban en los otros vehículos. Los jóvenes gritaron que eran policías y comenzaron a darles instrucciones para que evacuaran hacia un lugar seguro. Con ellos, eran diez las personas cuyas vidas corrían peligro.

Aunque el alud ya había pasado, los policías ordenaron a los ocupantes de los vehículos que salieran para ir a otro sitio, porque donde estaban no era seguro. Podría haber otra avalancha. Y eso fue lo que ocurrió.

La gente se aferró a una barandilla cercana para no ser arrastrada. Hashimoto vio cómo dos postes de luz se desplomaron.

De pronto, se escuchó como una explosión en el corazón de la tierra. Era un nuevo alud de agua y barro que se aproximaba.

Hashimoto se aferró desesperadamente a la barandilla. Cuando pasó lo peor, se dio cuenta de que tres de las diez personas, entre ellas los dos policías, ya no estaban.

Los siete restantes fueron rescatados un par de horas después.

Los dos policías figuran entre las decenas de personas desaparecidas en el oeste de Japón.

Las familias de los dos jóvenes rezan por sus vidas. También lo hacen las siete personas que lograron sobrevivir gracias a la acción de los policías.

“Si ellos no hubieran estado allí para ayudarnos, podríamos haber muerto en nuestros coches”, dijo Hashimoto.

“Todavía estoy esperando que nuestro hijo esté vivo en algún lado”, dijo la madre de Yamasaki, mientras que la de Shinkawa declaró a Asahi: “Estoy orgullosa de que nuestro hijo haya cumplido con su deber como oficial de policía”. (International Press)


Publicidad

Publicidad

Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario