Adolescente que asesinó a su compañera de clase en Japón “solo quería matar a alguien”


Aiwa Matsuo

 


Publicidad

Víctima, que fue decapitada, tenía 15 años y quería estudiar literatura

Aiwa Matsuo
Aiwa Matsuo

El asesinato de una estudiante de una escuela en la ciudad de Sasebo, prefectura de Nagasaki, cometido por una compañera de clase, ha conmocionado a Japón y en particular a la comunidad local, informó Mainichi Shimbun.

Nadie puede explicarse qué pudo haber llevado a la homicida a acabar con la vida de Aiwa Matsuo, de 15 años.

No solo sorprende el crimen, sino también la crueldad con la que fue ejecutado. La asesina decapitó a Aiwa y le amputó la mano izquierda.

El crimen se produjo el sábado en la vivienda de la atacante, que tiene 16 años y vivía sola. La adolescente ha admitido el crimen, pero no ha exteriorizado ninguna señal de remordimiento o culpa.

Según Yahoo! Japan, la homicida, que usó un martillo y una sierra para llevar a cabo su crimen, le dijo a la policía: “Quería cortar su cadáver en pedazos”. ¿La odiaba? ¿Tenía peleas con ella? En su declaración, la menor, cuya identidad se mantiene en reserva, no mencionó haber tenido problemas con la víctima.

La asesina golpeó a Aiwa en la cabeza con el martillo varias veces, luego la estranguló con una soga y finalmente le cortó la cabeza y la mano izquierda, de acuerdo con la versión policial.

Por su parte, la NHK reveló que la estudiante le dijo a la policía que “solo quería asesinar a alguien”.

UNA CHICA ALEGRE QUE CUIDABA A SUS HERMANOS MENORES

“Estoy atónito”, declaró el director de la escuela donde ambas estudiaban. Refiriéndose a Aiwa, dijo que era “una chica alegre que se preocupaba por los demás” y destacó su laboriosidad.

Asimismo, manifestó que no tenía conocimiento de qué hubiera problemas entre ambas. La asesina era la única estudiante que vivía sola, dijo. Sin embargo, declinó revelar por qué.

Apenas tres días antes de que se hallara su cuerpo, Aiwa y su madre se habían reunido con su tutor en la escuela para discutir su carrera académica. La adolescente deseaba estudiar literatura en la universidad.

Un hombre de 53 años, cuyo hijo también es alumno de la escuela, declaró que nunca imaginó que algo así podía ocurrir y que su hijo, al enterarse de la noticia en la escuela, retornó a su casa en estado de shock y se refugió en su cama.

Por su parte, un anciano de 79 años contó que la víctima tenía dos hermanos menores a los que cuidaba. “Su familia parecía feliz”, le dijo a Mainichi. (ipcdigital)


Publicidad

Publicidad

Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad