Japón vigila de cerca la situación de Grecia y España


Mariano Rajoy (foto lamoncloa.gob.es)

Gobierno nipón pide a Europa realizar “esfuerzos adicionales” para contener la crisis


Publicidad

Japón está a la expectativa de las acciones del gobierno de Mariano Rajoy (foto lamoncloa.gob.es)

El ministro nipón de Finanzas, Jun Azumi, instó a los países europeos a realizar “esfuerzos adicionales” para contener la crisis de deuda en la eurozona, y aseguró que el Gobierno nipón vigila de cerca la situación en Grecia y España.

“Me gustaría instar a los países de Europa a realizar esfuerzos adicionales” de cara a disminuir la preocupación de los inversores, afirmó Azumi en declaraciones recogidas por la agencia Kyodo, después de que el principal indicador de la Bolsa de Tokio cayera el lunes al cierre de la sesión un 1,71 por ciento.

Azumi especificó que vigila de cerca la situación tanto de Grecia, a la espera de que tengan lugar las decisivas elecciones del 17 de junio, como de España, en particular sobre la respuesta del Gobierno de Mariano Rajoy a la crisis en su sistema financiero.

El ministro nipón confía además en que durante la próxima reunión del G-20, que tendrá lugar en México el 18 y 19 de junio, los líderes mundiales acometan “decisiones políticas” cruciales para mejorar la situación económica global en la que, detalló, Japón tendrá un papel clave.

A la caída de la Bolsa de Tokio contribuyó además un nuevo fortalecimiento del yen, que el lunes se intercambió temporalmente con el euro en la banda alta de los 96 yenes.

A este respecto, el primer ministro, Yoshihiko Noda, aseguró que el avance del yen no refleja la tendencia del mercado de divisas y que lo vigilará “con más intensidad” para poder responder al exceso de volatilidad y los movimientos especulativos.

El viernes en Wall Street, el euro se desplomó temporalmente hasta los 95,59 yenes, su mínimo en 11 años y medio, mientras que con el dólar alcanzó momentáneamente su mínimo en tres meses y medio hasta los 77,66 yenes.

Los analistas consideran que la apreciación del yen responde a la compra de yenes por parte de los inversores, al considerarla una moneda “refugio” en un momento de incertidumbre global en el que se desconfía del euro.

La fortaleza del yen perjudica seriamente a los exportadores nipones, que ven reducida su competitividad y sus beneficios en el exterior a la hora de repatriarlos, y que arrastró a gigantes como Sony a caer un 1,7 por ciento en el Nikkei, y depreciar el valor de sus acciones a su mínimo en 32 años. (EFE)


Publicidad

Publicidad

Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad