Mainichi critica que plan de gobierno de Japón no mencione apoyo a la convivencia con los extranjeros


Foto Kantei

 


Publicidad

El gobierno de Japón prevé crear una nueva agencia, con más facultades que la Oficina de Inmigración, para manejar los asuntos referidos a los trabajadores extranjeros, cuyo número, si el plan gubernamental se materializa como está previsto, aumentará desde abril de 2019.

Mainichi Shimbun, en un editorial, sostiene que para que el plan tenga éxito es
fundamental crear un entorno en el cual los trabajadores extranjeros puedan salir adelante como parte de las comunidades donde se asienten y con la aceptación de los residentes japoneses.

Sin embargo, en el proyecto que el gobierno presentó en la Dieta para modificar la ley de inmigración, no se menciona el apoyo o la promoción de la convivencia, advierte el diario.

Recordando que hay más de 1,28 millones de trabajadores extranjeros en Japón, Mainichi destaca que muchos de ellos no solo solo trabajan, sino que también desempeñan roles importantes en las comunidades donde residen.

La principal tarea de la Oficina de Inmigración es verificar que los extranjeros residan en Japón de manera legal, lo que implica perseguir a los que se quedan en el país ilegalmente y buscar su deportación.

Otra de sus tareas es autorizar las escuelas de idioma japonés. Debido a que muchos estudiantes extranjeros trabajan ilegalmente, las autoridades de inmigración están endureciendo los procedimientos de selección para quienes solicitan visado.

La labor de vigilancia es importante. Sin embargo, un Japón con una mayor fuerza laboral extranjera requiere otras acciones, “desde garantizar que los trabajadores estén inscritos en los programas de pensiones y seguridad social, hasta promover la educación en japonés, transmitir información sobre la vida cotidiana en Japón y brindar consultas”.

Por eso es necesario que haya coordinación con los organismos gubernamentales y locales correspondientes.

Sin embargo, señala Mainichi, el Ministerio de Justicia nunca ha abordado estos asuntos ni se ha preparado para ello.

Aunque el gobierno planea contratar personal nuevo o llevar funcionarios de otros ministerios y agencias al Ministerio de Justicia, “es dudoso que puedan manejar adecuadamente el número cada vez mayor de trabajadores extranjeros en los próximos años”.

El incremento de la fuerza laboral extranjera plantea una serie de desafíos en diversos campos: trabajo, educación, salud, etc. Lidiar con ellos trasciende lo que pueda ofrecer una política de inmigración orquestada por el Ministerio de Justicia.

La nueva agencia, remarca el diario, debe incorporar funciones de varios ministerios y organismos. Es decir, tener más alcance y facultades que las previstas por el gobierno. (International Press)


Publicidad

Publicidad

Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario