Aumento del impuesto a 10 % en Japón genera resignación, inquietud y confusión



Publicidad

Opiniones divididas ha generado la confirmación por parte del gobierno de Japón de que la subida del impuesto al consumo de 8 a 10 % se llevará a cabo en octubre de 2019, tal como estaba previsto.

Algunos consideran que la medida es necesaria para combatir el enorme déficit fiscal de Japón. Otros están preocupados por el impacto que el alza podría tener en el consumo privado, revela Kyodo.

Los líderes empresariales ponen énfasis en la necesidad de restaurar la salud fiscal de Japón ante el rápido envejecimiento de la población y el aumento de los gastos de seguridad social (costos médicos y pensiones).

Mientras tanto, en la industria automotriz están inquietos.

El representante de un fabricante de coches recuerda que en el pasado, cuando el impuesto al consumo subió, la demanda creció antes de que entrara en vigor el nuevo gravamen, pero después se desplomó.

Una preocupación similar se observa entre las compañías de bienes raíces antes la posibilidad de que la subida impositiva tenga, a largo plazo, un impacto negativo en el mercado.

También existe inquietud por la confusión que podría producirse debido a que el impuesto de 8 % se mantendrá en los alimentos y bebidas no alcohólicas.

Las tiendas minoristas deberán identificar qué artículos están sujetos a qué tasa de impuesto y actualizar sus cajas registradoras. Hiroyuki Nagata, propietario de una tienda de licores en Osaka, dice a Kyodo que aprueba el aumento del impuesto al consumo, pero que las diferentes tasas acarrearán dificultades logísticas.

“Duplicará el papeleo”, advierte. “Apenas podemos permitirnos (nuevas cajas registradoras) con los subsidios del gobierno. Sería mucho más fácil si se tratara de una tasa fija del 10 %”, añade.

Una mujer de 59 años que reside en Tokio, entrevistada por Kyodo, se mostró resignada. Dijo que si bien la medida afectará su vida cotidiana, es necesaria. Sin embargo, le preocupa que, con el tiempo, el impuesto a los alimentos y bebidas no alcohólicas también suba.

La Agencia Nacional de Impuestos ha explicado en su sitio web cómo se aplicarán las diferentes tasas impositivas a través de ejemplos. Sin embargo, está recibiendo numerosas consultas de negocios minoristas, lo que indica que las cosas aún no están claras.

Los partidos de oposición rechazan la subida alegando que la economía japonesa no es lo suficientemente fuerte como para soportarla.

Sin embargo, Katsuyuki Hasegawa, economista del Instituto de Investigación Mizuho, opina que si bien existe preocupación por el impacto del aumento impositivo, la economía japonesa tiene la suficiente fortaleza para aguantarlo. La medida es inevitable. Si no se aplica como estaba previsto desde octubre de 2019, más adelante será más difícil, afirma. (International Press)


Publicidad

Publicidad

Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario