Abuelo de niño de 2 años que estuvo 3 días perdido en Japón se disculpa por negligencia

Yoshiki Fujimoto

 


Publicidad

Yoshiki Fujimoto, el niño de dos años que desapareció el domingo y reapareció el miércoles en la prefectura de Yamaguchi, fue encontrado a solo 560 metros de la casa de su bisabuelo, al que había ido a visitar con su madre.

El niño fue encontrado por el voluntario Haruo Obata. El hombre de 78 años contó que el miércoles, alrededor de las 6:30 a. m., estaba llamando a gritos a Yoshiki cuando de pronto escuchó una voz: “Estoy aquí”.

Obata halló al niño descalzo y sentado cerca de un arroyo. Lo envolvió con una toalla y lo llevó donde su familia.

“Estoy contento de que una valiosa vida se haya salvado”, dijo el voluntario, que viajó desde la prefectura de Oita para unirse a la búsqueda.

Obata contó que el niño estaba en buenas condiciones y que comió con avidez los dulces que le ofrecieron.

El voluntario (TV Asahi)

Un médico que lo revisó dijo que si bien tenía síntomas de deshidratación y deberá permanecer hospitalizado el resto de la semana, en líneas generales estaba bien. “Me sorprendió encontrarlo con buena salud. Creo que tiene una fuerte capacidad de supervivencia”, dijo.

Yoshiki llegó a la casa de su bisabuelo de 90 años el domingo por la mañana con su familia. Desapareció después de salir en dirección a una playa a unos 400 metros de distancia con su abuelo Masanori, de 66 años, y su hermano de tres años. Llevaba una camiseta, bañador y sandalias.

Como el niño se quejaba del calor y decía que quería volver a casa, el abuelo le dijo que volviera solo mientras él seguía paseando con su otro nieto. Estaban a unos cien metros de la casa. El abuelo dijo que se cercioró de que Yoshiki llegara a la vivienda. Aparentemente pensó que la madre del niño saldría después y que se encontraría con él. Sin embargo, cuando la mamá salió de la casa ya no encontró a su hijo.

El caso es que el abuelo verificó que el niño llegara a la casa, pero no que saliera la madre para cuidar de él. Yoshiki se perdió y desapareció. Al día siguiente, lunes, cumplió dos años.

El abuelo declaró a los medios: “Me gustaría dar las gracias a la policía, los equipos de rescate y la población local. Me disculpo, ya que fui yo quien lo perdió de vista”.

Por su parte, la madre del pequeño dijo: “Habían pasado tres días y había perdido prácticamente la esperanza, así que cuando él abrió los ojos y me miró, me emocioné”.

“Estaba tan asustada, aunque Yoshiki debe haber estado aún más asustado”, añadió.

La mamá dijo que planeaba celebrar el cumpleaños de Yoshiki con una torta de helado, unos de sus platos favoritos.

El niño fue encontrado en una zona no muy visitada por los residentes locales. Durante el periodo que estuvo perdido, la temperatura más baja fue de 24 grados y la más alta de 34 grados.

Por otro lado, Shinichi Nishino, líder de una organización sin fines de lucro que apoya la crianza de niños, declaró a Kyodo: “Que un niño que acaba de cumplir dos años pase tres días solo es impensable. No tengo ni idea de cómo pasó los días, pero hay una posibilidad de que haya sobrevivido bebiendo el agua que se escurría de la montaña. Solo puedo llamar a esto la extraordinaria capacidad de supervivencia de un niño”. (International Press)

Publicidad
Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario