Supervivientes: no manden mil grullas de origami, manden cosas útiles

 


Publicidad

Una leyenda japonesa dice que hacer mil grullas de papel te concede un deseo. Por ejemplo, sanar de una enfermedad. Sadako Sasaki, una niña de doce años que sobrevivió al lanzamiento de la bomba atómica en Hiroshima y enfermó de leucemia, comenzó a hacer grullas para curarse; sin embargo, según cuenta una versión de su historia, murió antes de terminar las mil, tarea que completaron sus amigos.

Las grullas de origami son símbolo de solidaridad, esperanza y buenos deseos en Japón. Cuando ocurre una desgracia o en situaciones de desastre, son enviadas a las víctimas como muestras de apoyo.

Sin embargo, no siempre son bien recibidas por sus destinatarios, tal como lo evidencia el tuit de una persona superviviente del tsunami del 11 de marzo de 2011,@NORIhannya, que ha reproducido el sitio SoraNews24:

“Para aquellos que no están sufriendo las fuertes lluvias (en referencia al desastre en el oeste de Japón): por favor, dejen de enviar grullas de origami. Ocupan espacio y son pesadas (por volumen), y son difíciles de tirar por lo que son. No son comida y no pueden venderse para ganar dinero. Están ahí para la autosatisfacción de quien los hace. Por favor, solo donen lo que cueste hacer las grullas de origami. Por favor”.

En Twitter se compartió una historia similar de otro superviviente del tsunami de 2011:

“Estuvimos viviendo en el refugio hombro con hombro sin nada para comer o beber durante dos días. Cuando finalmente recibimos una caja de suministros de emergencia, la abrimos con ansias, solo para encontrar que estaba llena de grullas de origami y nada más. Nunca olvidaré la desesperación que sentimos entonces y el estallido de indignación después”.

Sin duda, las personas que envían las grullas de origami lo hacen con la mejor de las intenciones, pero es comprensible el enfado y la angustia de la supervivientes que han perdido sus casas y están hambrientos, gente que espera comida, no figuras de papel que no llenan el estómago. (International Press)

Publicidad
Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario