Costumbre de lanzar buqués pierde fuerza en Japón: es acoso a solteras, según críticos

Foto Inna Lesyk

La costumbre de lanzar buqués a las invitadas solteras de un matrimonio está cayendo en desuso en Japón. Lo que para muchas personas es una divertida tradición, para otras representa una forma de acoso a la gente soltera.


Publicidad

Algunas mujeres, revela el sitio SoraNews24, consideran vergonzoso ser señaladas como solteras delante de un grupo de invitados, sobre todo en un país como Japón, donde aún hay gente que cree que las mujeres deben centrarse en ser amas de casa y madres.

“¿Por qué deberíamos sufrir esa humillación frente a una multitud cuando ya tenemos que dar a los novios 30.000 yenes (271 dólares) por su regalo de bodas?”, pregunta una mujer.

“Odio muchas tradiciones de bodas, y soy muy crítica de ellas en general. Después de leer (un artículo sobre el ‘acoso de buqué’), es aún más claro para mí que es una práctica realmente degradante”, opina otra.

El rechazo a la costumbre a veces genera situaciones incómodas, como que la novia lance el buqué, nadie se mueva para agarrarlo y caiga al piso.

Una encuesta reveló que solo el 42 % de novias en Japón tenía planeado lanzar el buqué durante su boda. Otro sondeo mostró un resultado similar: el 60 % de novias dijo que no lo hará.

Ahora bien, aún queda gente que disfruta de la costumbre, como la mujer que escribe en línea: “Cuando agarré el buqué en una boda y la novia y el novio me dijeron ‘¡eres la siguiente!’, en realidad estaba muy feliz. ¿Es realmente tan vergonzoso ser soltera?”.

Otros creen que se está exagerando: “¿El lanzamiento de buqué es acoso? Todo es acoso en estos días. Parece que cada vez hay más personas negativas que solo ven las partes malas de las cosas”.

En todo caso, la controversia ha dado pie a nuevas variantes de la práctica. Por ejemplo, hay novias que lanzan el buqué no para que las solteras se casen, sino para que todas las mujeres puedan alcanzar la felicidad.

SoraNews24 da cuenta de otra variante singular: el novio lanza un brócoli, que simboliza la continuación de la línea familiar, a los hombres solteros. Quien lo atrapa le da una mordida, y luego lo arroja a los demás hombres. (International Press)

Publicidad
Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario