Diario japonés destaca: los extranjeros son cada vez más importantes ante la caída de la población de Japón


Publicidad

El declive por séptimo año consecutivo de la población de Japón en 2017 hace más necesario abordar el tema de la inmigración. Si la caída no fue más pronunciada fue gracias a los residentes extranjeros, cuyo número aumento a 2,05 millones, destaca el diario Nikkei.

El descenso en el número de japoneses en 2017 (124,64 millones) con respecto a 2016 fue de 372.000, la caída más grande desde 1950. La población en edad laboral representa el 60 % del total, diez puntos menos que en 1992.

La inmigración no es un tema popular en Japón, pero los extranjeros son cada vez más importantes en el mercado laboral japonés. La escasez de mano obra fortalece su demanda.

Las autoridades japonesas están tomando medidas para ampliar la presencia de trabajadores extranjeros. Por ejemplo, el gobierno prevé crear un nuevo estatus de residencia para que los aprendices extranjeros, al culminar su periodo de capacitación técnica de cinco años, pueden quedarse otros cinco en el país para continuar trabajando.

La iniciativa entraría en vigor en abril de 2019, según Nikkei.

Un directivo de la constructora naval Japan Marine United afirma que los aprendices extranjeros “se han vuelto indispensables debido a que el descenso de la natalidad (en 2016 nacieron menos de un millón de personas en Japón por primera vez desde 1899) hace difícil conseguir personal”. De sus 7.500 trabajadores, 400 son aprendices extranjeros.

Aproximadamente 900 de los 2.800 trabajadores a tiempo parcial que tiene Ten Allied, compañía que opera cadenas de bares y restaurantes, son extranjeros. El 70 % de ellos son vietnamitas. La compañía ha elaborado manuales de capacitación en vietnamita.

Un par de cifras más para subrayar la creciente presencia extranjera en Japón:

El número de extranjeros residentes casi se ha duplicado en 25 años.

El número de trabajadores extranjeros en el sector de la construcción más que se triplicó a más de 40.000 en un periodo de cinco años desde 2011. Y la cifra continuará subiendo debido a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Es común ver a trabajadores extranjeros en tiendas de conveniencia y restaurantes. Incluso se han creado comunidades como “Nepal Town” en Shinjuku.

No solo en las grandes ciudades está creciendo la presencia extranjera. Casi la mitad de los 250 estudiantes de la escuela de primaria Keiwa, sita en la prefectura de Mie, tiene al menos un padre extranjero.

Hay avances, pero también obstáculos por superar. Nikkei menciona, por ejemplo, que en principio los médicos extranjeros solo pueden atender a pacientes de su propia nacionalidad. Otro: las barreras de lenguaje impiden prestar ayuda eficaz a los extranjeros en situaciones de emergencia, como ocurrió en la ciudad de Joso, prefectura de Ibaraki, en 2015, cuando hubo inundaciones. La ayuda que se brindó a los residentes brasileños, el 5 % de la población local, fue insuficiente debido a las diferencias de idioma. (International Press)


Publicidad

Publicidad

Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario