5 consejos para sacarle máximo provecho a tu estadía en Japón

Jardines Kawachi Fuji (Kitakyushu)

 

Perderse puede ser una buena manera de conocer mejor el país

Jardines Kawachi Fuji (Kitakyushu)
Jardines Kawachi Fuji (Kitakyushu)

Hay muchas cosas que se pueden hacer en Japón. A continuación, publicamos cinco de una lista confeccionada por Inside Japan.

1. Piérdete

No te preocupes, estás en Japón, uno de los países más seguros del mundo. Además, los japoneses son muy amables y siempre habrá alguien para orientarte. Aventúrate, explora, descubre sitios escondidos (esos que no figuran en ninguna guía), adéntrate en el corazón de Japón.

2. Come todo

Estás en Japón, el país con una de las mejores cocinas del mundo (para muchos la número uno). El washoku, la comida tradicional nipona, es Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad desde 2013. La comida japonesa es mucho más que sushi o ramen. Prueba todo, descubre nuevos sabores. Sí, hay cosas raras que a primera vista pueden dar miedo o repeler, pero lo peor que puede ocurrir es que no te gusten.

3. Visita el campo, no solo la ciudad

Es ineludible visitar Tokio si aterrizas en Japón, pero que tu paso por el país asiático no se limite a los alucinantes rascacielos que parecen sacados de una película, los trenes bala, los robots, las luces de neón. Japón es un país pletórico en atractivos naturales: montañas, bosques, playas (¡Okinawa!), aguas termales, manglares, etc. Además, el campo te acerca al Japón tradicional.

4. Visita una tienda de 100 yenes

Venden de todo: artículos de costura, vajillas, martillos, alicates, cuchillas, horquillas, macetas, alimentos, utensilios de cocina, artículos de oficina, toallas, medias, diccionarios, cosméticos, lapiceros, etc. Ahí puedes comprar souvenirs a precio de ganga y regalárselos a parientes y amigos de vuelta en tu país. Una de las más conocidas cadenas de tiendas de 100 yenes es Daiso.

5. Sácales al jugo a los guías turísticos

Mucha gente le tiene “alergia” al uso de guías, a formar parte de grupos de turistas que son llevados de un lado a otro como manada, a escuchar a guías que recitan monótonamente un libreto como un escolar que ha memorizado una lección.

Sin embargo, hay guías buenos de los que puedes sacar mucho provecho, expertos que te llevan a sitios interesantes que no conocerías si no fuera por ellos. (International Press)

 



Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario