Rezan por una cosecha abundante en región afectada por terremotos en Japón

Unari (foto asahi-net.or.jp)

 


Publicidad

“Unari”, mujeres íntegramente de blanco, llevan comida a la deidad

Unari (foto asahi-net.or.jp)
Unari (foto asahi-net.or.jp)

Unas 200 personas, entre ellas sacerdotes sintoístas y “saotome” (mujeres jóvenes que se dedican a la siembra de arroz) partieron del Santuario de Aso con cuatro “mikoshi” (santuarios portátiles) para celebrar el Onda Matsuri y rezar por una cosecha abundante.

Formaron parte del grupo 14 “unari”, mujeres que llevan las comidas para la deidad en la cabeza y vestidas de blanco íntegramente, de la cabeza a los pies. Su desfile atrajo la atención de muchos espectadores que les tomaron fotos, revela Asahi Shimbun.

Aún están frescas las secuelas de los terremotos que golpearon a la región de Kyushu en abril.

El santuario, ubicado en la prefectura de Kumamoto, sufrió fuertes daños.  La puerta “romon”, un importante activo cultural nacional, se derrumbó.

Para no cancelar el festival que se realiza todos los años, se estableció un “haiden” (sala de culto) provisional.

El Onda Matsuri es una de las fiestas agrícolas de Aso, consideradas en conjunto por el gobierno de Japón como un importante bien cultural inmaterial. (International Press)

 


Publicidad

Publicidad

Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario