Prohíben a legislador que entregó carta a Akihito asistir a eventos de la familia imperial

90 % de japoneses desaprueba su conducta


La Cámara Alta del Parlamento de Japón reprendió al legislador Taro Yamamoto por romper el protocolo al entregarle al emperador Akihito, durante un acto público realizado la semana pasada, una carta en la que expresaba su preocupación por el impacto de la crisis nuclear de Fukushima en la salud de las personas.

El legislador fue criticado por intentar involucrar a Akihito, símbolo de Japón, en asuntos políticos. El también actor replicó que su propósito era que el emperador supiera de su rechazo a la energía nuclear por los peligros que conlleva.

Yamamoto tiene prohibida la asistencia a eventos en los que participe algún miembro de la familia imperial. Asimismo, fue advertido de que debe recordar que es un legislador y que como tal tiene que extremar sus precauciones para no “ensuciar” el nombre del Parlamento, informó Reuters.

Aunque entregarle una carta a Akihito es un acto inofensivo a ojos de un observador del exterior, para los japoneses –que consideran a su emperador una figura por encima del debate político– no lo es. El 90 % de ciudadanos desaprueba la conducta de Yamamoto, según una encuesta. Incluso algunas voces han pedido su renuncia.

La Agencia Imperial japonesa calificó su comportamiento de inapropiado.

Yamamoto se ha disculpado por su imprudencia, pero ha descartado renunciar.

La última vez que una persona le entregó una carta a un emperador en Japón fue hace más de un siglo, según Reuters. El hombre, un exlegislador que protestaba por la contaminación causada por una mina de cobre, fue arrestado de inmediato. Otros tiempos, sin duda.

Suscríbase a International Press GRATIS!

Registre su correo electrónico y entérese primero de las últimas noticias de Japón.


Publicidad

Publicidad


Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad

Te recomendamos

JAPÓNICA
J POP
J POP

Te puede interesar