Akihito pide unión y apoyo a los afectados por el tsunami


Emperador de Japón afirma que es importante extraer lecciones de la tragedia para transmitírselas a las generaciones futuras

Publicidad

El emperador de Japón, Akihito, pidió hoy a los ciudadanos que mantengan su apoyo a los afectados por el tsunami que hace un año devastó el noreste del país y prosigan los “continuos esfuerzos” para mejorar la situación en las zonas afectadas.

En un memorial en Tokio en recuerdo de víctimas de la tragedia, el emperador, de 78 años y recientemente sometido a una operación de “bypass” coronario, advirtió de que todavía hay “obstáculos en el camino” para los afectados por el desastre.

“Deseo que todo el pueblo japonés esté con ellos”, dijo el jefe del Estado, con traje de luto y acompañado por su esposa, la emperatriz Michiko, vestida a su vez con un kimono negro de luto.

Akihito subrayó la importancia de que, tras la experiencia del tsunami, se tomen medidas de prevención ante eventuales emergencias y se transmita lo que ocurrió hace un año a las generaciones futuras.

El jefe del Trono del Crisantemo, la dinastía reinante más antigua del mundo, se mostró además “profundamente agradecido” por la preocupación mostrada “en todo el mundo” ante la catástrofe que sacudió el país el 11 de marzo.

También agradeció la labor “de todos aquellos que trabajaron por las víctimas y también los que se esforzaron para solucionar el accidente nuclear”, al tiempo que recordó a “aquellos que tuvieron que dejar su tierra” a causa de la radiactividad.

El emperador, que fue dado de alta del Hospital de la Universidad de Tokio hace solo una semana tras la intervención cardiaca, había expresado en varias ocasiones su voluntad de estar presente en el homenaje de hoy pese a su delicada salud.

Unas 1.200 personas asistieron al acto oficial en Tokio, que arrancó con un minuto de silencio por las víctimas y durante el que el primer ministro, Yoshihiko Noda, se comprometió a acelerar al máximo la reconstrucción.

Cinco días después del tsunami, Akihito pronunció un histórico discurso televisado en el que, en plena crisis nuclear, instó a los japoneses a ayudarse mutuamente y resistir.

Posteriormente, viajó en siete ocasiones a las zonas arrasadas junto con la emperatriz para dar aliento a los miles de desplazados. (EFE)


Publicidad

Publicidad

Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario