Naoto Kan asegura entender rechazo de Okinawa a las bases de EEUU


Base de EE. UU. en Okinawa

Primer ministro intentará minimizar la carga que soporta prefectura japonesa


Publicidad

El primer ministro japonés, Naoto Kan, aseguró que tratará de “minimizar” la carga que supone para los residentes de Okinawa la presencia militar de EEUU, que tiene en esa isla la mitad de sus 48.000 militares desplegados en territorio nipón.

“Haremos todos los esfuerzos para minimizar el peso que lleva Okinawa, donde está la base militar de Futenma, y reducir cualquier riesgo” para la población, dijo Kan, en un discurso conmemorativo del 66 aniversario del final de la única batalla terrestre en Japón en la II Guerra Mundial.

Kan aseguró entender que mucha gente quiera que la base sea reubicada fuera de la isla y que ha tratado de satisfacer sus deseos, pero la situación es difícil.

El primer ministro recordó además que el país atraviesa de nuevo una situación difícil a causa del impacto del terremoto y tsunami del 11 de marzo y la crisis nuclear que sigue abierta, y subrayó la necesidad de superar esta situación.

Okinawa alberga más de la mitad de los cerca de 48.000 soldados que EEUU mantiene en Japón y el 75 por ciento de sus instalaciones militares, entre ellas la polémica base aérea de Futenma, situada en pleno casco urbano de la ciudad de Ginowan.

El gobernador de Okinawa, Hirokazu Nakaima, reiteró su llamamiento a que ambos países lleven esta controvertida base “fuera de la región” cuanto antes, algo que la población reclama desde hace años.

Washington y Tokio, sin embargo, reiteraron esta misma semana su plan de trasladar la base a la ciudad de Nago, menos poblada que Ginowan y adyacente a otras dos bases donde están las tropas de tierra de los marines, pero también dentro de Okinawa.

En un principio el plazo establecido para sacar la base de Ginowan era el año 2014, pero en una reunión en Washington este martes los responsables de Exteriores y Defensa de ambos países decidieron eliminar ese plazo y efectuar el traslado “lo antes posible después de 2014”.

En la Batalla de Okinawa, que duró tres meses, murieron cerca de unos 150.000 soldados y 94.000 civiles, casi un cuarto de la población de la isla. (EFE)


Publicidad

Publicidad

Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario