Trump, la esperanza de la familia de una niña japonesa secuestrada por Corea del Norte

Megumi con sus hermanos.

Megumi Yokota tenía 13 años cuando en 1977 fue secuestrada por Corea del Norte mientras retornaba a su casa de la escuela. 40 años después, su paradero continúa siendo un misterio.


Publicidad

En declaraciones que recoge Reuters, el hermano de Megumi, Takuya, se recuerda a sí mismo, con una linterna en la mano, corriendo hacia el océano con su mamá y su hermano gemelo buscando a Megumi en la oscuridad, gritando su nombre.

Takuya dice que tras la tragedia el hogar de los Yokota “fue empujado hacia una oscuridad sin fondo”.

Megumi adoraba a sus hermanos gemelos, menores que ella (tenían nueve años cuando ella desapareció). Takuya espera volver a verla.

“Pienso en ella en el trabajo, pienso en ella antes de dormir. Cuando hace frío y cae la nieve… me pregunto si está lo suficientemente abrigada. Pienso en esto todos los días”, dice.

El secuestro de ciudadanos japoneses por parte de Corea del Norte en las décadas de 1970 y 1980 cobró actualidad gracias a que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aludió a Megumi en el discurso que pronunció en la ONU en septiembre.

Trump se reunirá con parientes de los japoneses secuestrados durante su visita a Japón del 5 al 7 de este mes.

Takuya espera que el encuentro con Trump insufle nueva vida al asunto de los secuestros.

El primer ministro de Japón, Shinzo Abe, ha dicho que quiere resolver el problema durante su mandato.

Sin embargo, Toru Hasuike, hermano de Kaoru Hasuike, uno de los secuestrados que Corea del Norte devolvió a Japón en 2002, declara a Reuters que Abe está realizando una “actuación” y utilizando políticamente a los Yokota.

“Pedir ayuda a EEUU es extraño. Es nuestro país, motivo por el cual el gobierno japonés debe asumir la responsabilidad de ayudarlos”, afirma.

El tema puede cobrar actualidad, pero no es probable que haya avances, según el periodista Robert Boynton, que publicó el año pasado un libro sobre los secuestros y que cree que Corea del Norte está “jugando un juego de espera”, esperando que personas como los Yokota (los padres de Megumi son octogenarios) mueran y el asunto se extinga poco a poco. (International Press)

Guardar


Publicidad

Publicidad


Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario