Viajar a Tokio y descubrir otro mundo le salvó la vida a chica que sufría ijime

Suscríbase a International Press GRATIS!

Registre su correo electrónico y entérese primero de las últimas noticias de Japón.

Shinjuku (foto Ajay Murthy)

El suicidio de un menor víctima de ijime es una tragedia. Uno hubiera querido decirles, antes de que tomaran la fatal decisión, que la escuela donde estudian -y sufren- no es todo lo que la vida tiene para ofrecerles, que existe un mundo gigantesco más allá de ella, un mundo lleno de posibilidades para intentar ser feliz.

Por suerte, algunos lo descubren a tiempo y se salvan. Como la escritora y tuitera japonesa @tenjikukitan, que relata que cuando era estudiante de secundaria en un pueblo en la prefectura de Ehime sufría ijime. Tan grave era su situación que quería morir.

La escritora -cuya historia reproduce el sitio SoraNews24- hizo algo decisivo, algo que muchos menores que se suicidan no hacen: hablar con sus papás. ¿Qué hicieron estos? Llevarla en un viaje a Tokio.

Mientras caminaban por las calles llenas de gente de Shinjuku y Shibuya, sus padres le enseñaron que había vida más allá de su pueblito en Ehime, que el mundo no se acababa en la escuela donde la maltrataban.

“Hay partes del mundo donde nadie se centra en intimidarte. Deja el campo y sal a ver el mundo”, le dijeron. Ese viaje le cambió la vida.

“A veces te deprimes tanto que no puedes ver nada más, pero si puedes dar un paso fuera de ese ambiente, encontrarás un lugar mejor. Las personas que se convertirán en tus verdaderos amigos están esperándote en el lugar más allá de ese paso ”, dice la mujer.

De acuerdo con estadísticas oficiales, el número de suicidios de estudiantes en Japón aumenta cuando culminan las vacaciones de verano y se reinician las clases, entre fines de agosto y principios de septiembre. La perspectiva de volver a la escuela aterra a muchos.

Por eso, la escritora decidió dar a conocer su historia para transmitir un mensaje de esperanza a quienes están pasando por una situación parecida a la suya.

Así concluye:

“El mundo que conoces es como un simple grano de arroz. No caigas en la desesperación. Habla con tus padres y, cuando seas lo suficientemente grande, sal y disfruta del mundo”. (International Press)



Publicidad

Publicidad


Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad

Te recomendamos

JAPÓNICA
JAPÓNICA
Coronavirus

Turismo en Japón

LECTOR