Ancianos en Japón hacen los trabajos que los jóvenes no quieren y aumentan los accidentes


Publicidad

La enfermedad de su esposo obligó a una mujer de 69 años que se había jubilado a volver a trabajar. En 2016, comenzó a trabajar como limpiadora. En mayo del año pasado, la mujer se cayó mientras limpiaba las escaleras en un edificio en la ciudad de Yokohama. Fue llevada a un hospital en ambulancia. Se rompió el cuello y la pierna derecha. Pese al tiempo transcurrido, aún necesita la ayuda de un bastón para caminar.

“No pensé que sufriría una lesión grave al hacer un trabajo de limpieza”, declara la mujer a Yomiuri Shimbun. Teme que no pueda volver a caminar como antes.

Después del accidente, la compañía que la empleaba le pidió que renunciara al trabajo porque por su ausencia aumentó la carga de los demás empleados. Para compensar eso, tuvieron que contratar a otro trabajador. Para la mujer fue un shock. Se sintió desechada.

La mujer fue una de las 33.246 personas de 60 años o más que resultaron heridas o murieron por accidentes laborales en 2018 en Japón, según el Ministerio de Trabajo. El 26 % del total. Por primera vez la proporción superó el 25 %.

Las personas de avanzada edad están haciendo tareas que implican esfuerzos físicos que los jóvenes tienden a evitar, como la limpieza y el trabajo de guardias de seguridad, y están sufriendo accidentes en número creciente, explica Yomiuri.

Más cifras refuerzan la afirmación anterior: la proporción de personas de 60 años o más que sufrieron accidentes trabajando como guardias de seguridad ascendió al 47 % y en el sector de limpieza fue de 45 %.

Otro dato no menos importante: la mayoría de accidentes fueron caídas. Como la mujer de 69 años que se cayó limpiando las escaleras de un edificio.

Los jóvenes en la veintena representaron solo el 11 % de los trabajadores en transporte, limpieza, empaque y tareas similares; en cambio, las personas de 60 años o más representaron el 33 por ciento. Unas cifras parecidas se registraron entre los trabajadores de seguridad. Las personas mayores hacen trabajos impopulares entre los jóvenes.

Cuando se trata de trabajos como guardias de seguridad y limpieza, los jóvenes tienden a evitarlos porque es difícil que encuentren oportunidades para avanzar en esos sectores y porque no les gusta el trabajo físico, según el diario nipón.

El problema es que a las personas mayores, que por obvias razones no pueden rendir como los jóvenes, se les exige que hagan lo mismo que estos. ¿Resultado? Accidentes laborales. Lesiones. Caídas.

La situación puede empeorar si no se toman medidas. El gobierno de Japon, para mitigar la escasez de mano de obra que sufre el país, busca modificar una ley para que las personas puedan trabajar hasta los 70 años si así lo desean.

El profesor y experto en derecho laboral, Shigeru Wakita, dice que el gobierno debería establecer rápidamente un sistema legal para que todas las empresas implementen medidas de seguridad para las personas mayores y para que no les asignen tareas que supongan una gran carga física. (International Press)


Publicidad

Publicidad


Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario