Dos japoneses detenidos por intentar llevar a China óvulos fertilizados de Wagyu

Wagyu, res japonesa.

La policía arrestó a los gerentes de una tienda de yakiniku de Osaka bajo sospecha de haber violado la Ley de Prevención de Enfermedades Infecciosas de Ganado al intentar llevar ilegalmente a China óvulos fertilizados y semen congelado de Wagyu, una raza bovina originaria de Kobe, cuya carne es altamente cotizada en Japón.


Publicidad

Los detenidos son Yusuke Maeda (51) y Takanori Ogura (64) a quienes la policía investigaba desde julio del año pasado por intentar llevar hasta Pekín 360 unidades de óvulos fertilizados y semen congelado de Wagyu.

Maera y Ogura están siendo acusados de no cumplir con la ley por no haber puesto en cuarentena el producto.

Según versión policial, Maeda dijo desde el inicio de la investigación haber recibido “el encargo” de un amigo chino, pero que no sabía que era ilegal.

En febrero del año pasado, los óvulos fertilizados habrían sido adquiridos por desconocidos a ganaderos de la Prefectura de Tokushima, tal como lo confirmó un reportaje de NHK.

Antes de la detención, Maeda declaró a la prensa que “un conocido chino me pidió que le llevara óvulos fertilizados, pero no sabía que eran de wagyu y no creo que llevar (al extranjero) óvulos fertilizados sea algo malo”.

 

Corte de carne de Wagyu o carne Kobe.

 

Japón es especialmente sensible con la exportación de óvulos fecundados del wagyu, raza que ha logrado mejorar y desarrollar una genética especial tras 100 años de investigación. Su carne, jugosa y suave, es utilizada en comida gourmet.

Kenji Oyama, profesor investigador de la Universidad de Kobe, manifestó que el ganado Wagyu ha demandado esfuerzos en Japón de un siglo y que su “cría en el extranjero supone la muerte de los criadores de ganado” locales.

Oyama ha pedido un estricto control de la distribución nacional, seguimiento de los compradores y el fortalecimiento de la cuarentena en los puertos y aeropuertos del país.

Pese a todo, no existen normas internacionales que eviten la fuga de tecnología relacionada al wagyu. De hecho hay variedades de wagyu, que salieron de Japón, en Estados Unidos, Australia y varios países de Latinoamérica como Brasil, México y Colombia. (International Press)


Publicidad

Publicidad

Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario