Día de San Valentín en Japón: una oportunidad para que la mujer se premie a sí misma


TV Asahi

Las costumbres están cambiando en la conservadora sociedad japonesa. Cada vez son menos las mujeres que mantienen la tradición de regalar chocolates por obligación a sus compañeros de trabajo el Día de San Valentín.


Publicidad

Si una costumbre decae, otra comienza a tomar su lugar. Cada vez más mujeres en Japón se regalan chocolates a sí mismas el 14 de febrero.

Una de esas mujeres es Hitomi Nakada, una mujer en la cuarentena que fue entrevistada por Kyodo en la tienda por departamentos Ginza Mitsukoshi, en Tokio.

“¡Es un deber!!, dice sobre su hábito de comprarse un chocolate el Día de San Valentín. “Me encanta el chocolate, y algunas de estas marcas solo están disponibles en esta época del año”.

Para muchas mujeres en Japón, los chocolates por obligación son una fuente de estrés por la presión de gastar dinero y elegir a los destinatarios. La tradición también está menguando debido a que el regalo forzoso de chocolate por parte de una mujer a su jefe puede ser considerado como una forma de acoso de poder.

El año pasado, el popular fabricante de chocolates Godiva Japan llamó la atención con un aviso a página completa en un periódico, firmado por el presidente Jerome Chouchan, que pedía la abolición de los chocolates por obligación (giri choco).

En declaraciones recogidas por Kyodo, Chouchan dice que con el anuncio buscó que la entrega de chocolates se realizara con el “espíritu correcto”. Para resumir, su posición es: si obsequiar chocolates te hace feliz, entonces adelante. Pero si no, si te sientes obligada o mal por hacerlo, entonces no lo hagas.

Sin la presión del giri choco, las mujeres se sienten más libres para gastar más en ellas mismas y en sus amigas, porque el Día de San Valentín también está pasando a ser una oportunidad, para las mujeres, de disfrutar y compartir con sus amigas.

Las cajas de chocolate grandes y caras, algunas de más de 10.000 yenes (90,4 dólares), son cada vez más populares porque se pueden compartir entre mujeres que organizan pequeñas fiestas en casa, explica Natsumi Akai, empleada de Ginza Mitsukoshi, para quien el significado del Día de San Valentín ha cambiado en Japón.

Ahora bien, que el giri choco esté en decadencia no significa que no haya mujeres que como Hitomi Nakada, la clienta mencionada al principio, mantengan la costumbre de regalar chocolates a los hombres de su entorno (compañeros de trabajo, amigos, etc.) en señal de gratitud.

Eso sí, mientras en los chocolates para ellos gasta alrededor de 2.000 yenes (18 dólares), Nakada gasta tres veces más en ella misma. “Solo quiero premiarme a mí misma”, dice.

El Día de San Valentín es un gran negocio en Japón. Se estima que este año el valor del mercado en torno a la celebración ascenderá a 126.000 millones de yenes (1.139 millones de dólares). (International Press)


Publicidad

Publicidad

Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario