Trabajadores de guarderías en Japón: de no hacer nada (salvo jugar) a ser “como dioses”


Niño de 4 años: “Oye, profesor, ¿tienes mucho dinero?”.


Publicidad

Profesor: “¿Qué? Eh… no, supongo que no tengo mucho”.

Niño de 4 años: “Lo sabía”.

Otro niño de 4 años: “Aunque seas un adulto, tú no vas a trabajar como nuestros mamás y papás. Solo vienes aquí y juegas todo el día”.

Este diálogo, reproducido por el sitio SoraNews24, tuvo como desconcertado protagonista al tuitero japonés @FuckingHoiku, que trabaja en una guardería. El hombre se dio cuenta ahí de que los niños no lo consideran un trabajador, sino un adulto que no hace nada salvo jugar con ellos.

Su tuit originó comentarios de otras personas que también trabajan en guarderías y que han pasado por experiencias similares, como este:

“Una vez, uno de los niños me dijo: ‘Tú pasas todo tu tiempo jugando en lugar de trabajar, si no empiezas a ganar algo de dinero, nadie va a querer casarse contigo”.

En realidad, el trabajo en una guardería puede ser duro, extenuante y no bien remunerado. Por supuesto, los niños no tienen por qué saberlo, son muy pequeños para darse cuenta. Lo bueno es que hay padres que sí reconocen el valioso trabajo que se hace en las guarderías, como la mamá que comentó:

“Cuando salgo del trabajo, estoy agotada, pero cuando voy a recoger a mi hijo a la guardería, el personal es muy amable y activo, incluso después de pasar todo el día cuidando a los niños. Siempre son muy amables cuando me saludan, y todos los días, en mi corazón, me siento a punto de llorar y arrodillarme para darles las gracias. Realmente los quiero a todos. Son increíbles, como dioses. Ustedes son salvavidas”. (International Press)


Publicidad

Publicidad

Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario