Suicidio de aidoru de 16 años alerta sobre maltratos que sufren artistas menores de edad en Japón

Honoka Omoto

En marzo de este año, Honoka Omoto, una chica de apenas 16 años, se suicidó debido a los maltratos que sufría por parte de sus empleadores y las extensas jornadas de trabajo que se veía obligada a hacer.


Publicidad

Honoka era integrante de la banda Enoha Girls, originaria de la prefectura de Ehime y manejada por la agencia de talentos H Project.

La familia de la adolescente ha demandado a H Project.

Honoka quiso abandonar el grupo, pero según su familia, un miembro de la agencia la amenazó con golpearla. Además, le dijeron que si renunciaba, tendría que pagar 100 millones de yenes (886 mil dólares aproximadamente).

La agencia niega las acusaciones.

El trágico caso está arrojando luz sobre la dura realidad de las chicas como Honoka, cuya vida de aidorus a veces no tiene ninguna relación con lo que soñaron.

En declaraciones que recoge Mainichi Shimbun, Yumeno Nito, directora de Colabo, una organización que ayuda a adolescentes en Tokio, recuerda algunos casos de maltratos a aidorus menores de edad:

  • Una chica fue llevada a un lugar sin recibir ninguna explicación sobre el trabajo que tenía que hacer y de repente se vio obligada a usar un traje de baño. La menor lloró porque no quería participar en el evento.
  • Adolescentes que tenían que memorizar movimientos de baile a altas horas de la noche sin dormir para reemplazar a chicas que no podían actuar por fiebre.
  • Chicas que se desmayaban durante las clases de baile debido a la hiperventilación.
  • Aidorus que trabajaban desde la madrugada hasta la medianoche sin recibir paga por ser “aprendices”.

Hay chicas, revela Nito, que creen que los abusos son parte de lo que implica ser aidorus. Ella explica que eso no es normal, que eso es maltrato, y les recomienda huir.

Por su parte, el abogado Kunitaka Kasai, especializado en la protección de los derechos de los artistas, declara a Mainichi que cada vez recibe más consultas sobre aidorus, y que casi la mitad tienen que ver con menores de edad. La mayoría de casos involucran el exceso de trabajo, el abuso de poder y el acoso sexual.

Antaño, según el abogado, solo un puñado de aidorus actuaba en televisión. Ahora, hay alrededor de 10.000 aidorus en Japón, impulsados por el éxito de grupos como AKB48.

Más aidorus, más agencias. Muchas, sin embargo, carecen de experiencia o capacidad. “Las agencias de talento irresponsables están floreciendo”, advierte Kasai.

Por ello, el abogado insta al gobierno de Japón a tomar acciones legales para resguardar a las artistas y preservar la salud de las menores. (International Press)


Publicidad

Publicidad

Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario