La gobernadora de Tokio descarta ser rival de Abe en las elecciones nacionales

Foto yuriko.or.jp

 




Publicidad

La gobernadora de Tokio, Yuriko Koike, afirmó que no se presentará como candidata a las elecciones nacionales anticipadas del día 22 con el nuevo partido impulsado por ella misma para disputar el poder al primer ministro, Shinzo Abe.

“Descarto al cien por cien que vaya a presentarme a los comicios”, afirmó en rueda de prensa la política, quien confirmó de este modo que continuará en su cargo actual y que participará en la campaña electoral desde un segundo plano.

Koike puso fin así a las especulaciones sobre su posible candidatura nacional desde que la semana pasada anunciara la constitución de su nuevo partido, el mismo día en que el primer ministro nipón comunicaba su intención de disolver la Cámara Baja del Parlamento para celebrar elecciones anticipadas.

La formación de Koike, el Partido de la Esperanza, pretende repetir el éxito arrollador de Tomin First (Tokiotas Primero) en los comicios a la Asamblea de Tokio del pasado julio, en las que arrebató la mayoría al gobernante Partido Liberal Demócrata (PLD) de Abe.

Koike, de 65 años, definió a su partido como “conservador, reformista y tolerante”, y afirmó que su principal objetivo es “resetear” la política del país asiático y sacarlo de su “estancamiento económico y de su pérdida de competitividad a nivel internacional”.

La exministra del PLD presentó también la lista inicial de candidatos de su partido, de los cuales aproximadamente un centenar (más de la mitad de un total de 192) proceden de la principal fuerza de la oposición, el Partido Democrático (PD).

Este último partido, sumido en una profunda crisis tras varios pésimos resultados en comicios regionales y una lucha interna de poder, quedará escindido en una facción favorable a crear un frente opositor contra Abe y en otra más progresista y reacia a aliarse con Koike, según los medios nipones.

La campaña electoral para los comicios arrancará oficialmente el próximo día 10, mientras que las elecciones tendrán lugar más de un año antes del final de la actual legislatura.

Abe justificó el adelanto electoral por la necesidad de revalidar su apoyo popular para emprender reformas económicas y hacer frente a la crisis de Corea del Norte, aunque la mayoría de observadores considera que el movimiento está destinado a sacar partido de la extrema debilidad de la oposición en estos momentos. (EFE)

Publicidad
Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario