Pokémon Go, beneficios y perjuicios en Japón

Impulsa el turismo, pero genera desórdenes

Pokémon Go puede ser beneficioso cuando atrae a turistas. O puede ser perjudicial cuando sus usuarios causan desórdenes. O ambas cosas a la vez, revela Jiji Press.


Publicidad

Con el objetivo de que más personas visiten sus populares dunas, el gobierno de la prefectura de Tottori las declaró como zona liberada para los cazadores de pokémones, promocionándolas como un sitio más seguro para disfrutar del juego que las populosas ciudades.

Funcionó. Durante la pasada temporada de vacaciones de verano, unas 180.000 personas visitaron las dunas, superando en más de 30.000 la cifra del año previo. Además, las ventas de las tiendas de souvenirs cercanas subieron un 20 %.

En el distrito comercial de Senbayashi, Osaka, también durante el verano, gracias al uso de objetos que podrían atraer a los pokémones, y por ende a sus cazadores, las tiendas de la zona se llenaron de visitantes, incluso de personas que normalmente no acuden al distrito. En algunos locales se duplicó el número de clientes.

Aunque ya pasó el boom y la situación ha vuelto a la normalidad en Senbayashi, los negocios de la zona esperan aprovechar una nueva oportunidad si el juego se actualiza.

Ahora, lo malo.

En un campo de pinos en Miho, Shizuoka, un conocido destino turístico, el municipio recibió un alud de quejas por el alboroto y ruido que causaban los jugadores de Pokémon Go, obligando a la policía a patrullar constantemente la zona.

El municipio solicitó al desarrollador de Pokémon Go que excluyera del juego a ciertas zonas cerca de áreas residenciales. La situación es ambivalente: el juego puede contribuir a impulsar al turismo, pero también generar problemas.

En el Chiba Port Park, en la ciudad de Chiba, el juego también causó molestias (basura, violaciones de las normas de estacionamiento, etc.), motivo por el cual se pidió, como en el caso anterior, que Pokémon Go no se pudiera jugar ahí. Las invocaciones a los usuarios del juego para que se comportaran correctamente no tuvieron mucho eco. La tranquilidad volvió al lugar cuando los cazadores, sin monstruos a los que capturar, dejaron de ir al parque. (International Press)

 


Publicidad

Publicidad

Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario