Tribunal de Tokio reconoce que estrés en la escuela impulsó suicidio de profesora

Tribunal de justicia (foto moj.go.jp)

Familia de víctima encuentra justicia 10 años después


Publicidad

Tribunal de justicia (foto moj.go.jp)
Tribunal de justicia (foto moj.go.jp)

El Tribunal de Distrito de Tokio reconoció que el suicidio de una profesora de 25 años en 2006 fue causado por una depresión inducida por el estrés en el trabajo, informó Mainichi Shimbun.

En su fallo el tribunal sostuvo que la docente recibió poco apoyo de su lugar de trabajo, una escuela de primaria en Tokio.

En abril de 2006, la profesora fue contratada por la escuela para encargarse del segundo grado. Los problemas no tardaron en aparecer.

En mayo, se puso en contacto con los padres de uno de sus estudiantes que, según había sido informada, estaba involucrado en un robo. Los padres del niño le gritaron y le exigieron que presentara pruebas contundentes contra su hijo.

En junio, tuvo que lidiar con “travesuras” de chicos que escondían los zapatos y la ropa de deportes de algunos alumnos. Además, tenía que asistir a un programa de capacitación de profesores que tomaba 10 horas por semana y escribir un informe sobre el curso.

La mujer cayó víctima de la depresión al mes siguiente y solicitó un permiso para descansar.

Retornó al trabajó en septiembre de ese año, pero las cosas seguían mal. Los padres de familia la llamaban a su teléfono celular para decirle que sospechaban que en su clase había ijime.

El director de la escuela le sugirió que volviera a tomarse un tiempo libre. Sin embargo, la profesora intentó quitarse la vida en octubre y murió dos meses después.

La familia de la profesora solicitó que el Fondo de Compensación por Accidentes de Empleados del gobierno local reconociera su muerte como un incidente laboral, pero la organización se negó, lo que motivó a la familia a demandarla.

Con referencia al robo cometido por uno de los estudiantes, el tribunal determinó que el caso era demasiado grave como para que una profesora nueva asumiera toda la responsabilidad y que ella debió tener el apoyo de sus superiores.

Asimismo, el tribunal señaló que la suicida estaba angustiada por una serie de incidentes en su clase y por haber sido reprendida cuando informó de ellos al director. La mujer llevaba trabajo a casa debido que no podía terminarlo en la escuela pese a que hacía de dos a tres horas extra todos los días.

Teniendo en consideración estas circunstancias, el tribunal reconoció que la mujer estaba bajo “una gran presión psicológica y física a causa de su trabajo”.

En el año escolar 2014, 5.045 profesores de escuelas públicas en Japón tomaron una licencia para descansar debido a enfermedades mentales como la depresión. (International Press)


Publicidad

Publicidad


Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario