52 extranjeros hacen huelga de hambre en Inmigración de Osaka


Oficina de Inmigración de Osaka (foto KishujiRapid)

Detenidos se quejan de tratos inhumanos


Publicidad

Oficina de Inmigración de Osaka (foto KishujiRapid)
Oficina de Inmigración de Osaka (foto KishujiRapid)

52 personas detenidas en la Oficina Regional de Inmigración de Osaka iniciaron una huelga de hambre el miércoles para protestar por el tratamiento inhumano que según ellas reciben, informó Japan Times.

Los detenidos creen que los funcionarios de inmigración los maltratan con el fin de que deseen retornar a sus países de origen, reveló Nobukazu Nagai, representante de un grupo que apoya a los detenidos.

Nagai opina lo mismo: el maltrato es intencional para provocar malestar físico y mental en los detenidos y empujarlos a regresar voluntariamente a sus países de origen. “Es una práctica antigua en inmigración” dijo.

Los detenidos son principalmente extranjeros que han apelado órdenes de deportación o solicitantes de asilo cuyas solicitudes están en trámite.

El gobierno de Japón no puede obligarlos a retornar a sus países.

El 6 de enero, 25 detenidos en Inmigración de Osaka presentaron una petición para exigir mejores condiciones de vida, quejándose de la insuficiente atención médica, la comida poco saludable y la angustia mental y física causada por la prolongada detención.

13 días después, Inmigración respondió que a los detenidos ya les habían ofrecido tratamiento médico adecuado y que no se les permitía recibir alimentos de allegados por motivos de seguridad.

Asimismo, dijo que los detenidos no serán liberados temporalmente porque entonces tendrían más razones para no querer volver a sus países de origen.

El 22 de enero, otro grupo de 27 detenidos en Inmigración de Osaka presentó una petición similar. Aún no hay respuesta.

Frustrados por la no solución a sus pedidos, ambos grupos decidieron hacer una huelga de hambre indefinida hasta que reciban una respuesta satisfactoria.

Uno de ellos, que había sufrido anteriormente un infarto cerebral leve, se quejó de fuertes dolores de cabeza y sufrió una parálisis en el lado derecho de su cuerpo. Pese a ello, Inmigración se ha negado a que el extranjero sea revisado por un médico.

Los detenidos no tienen derecho a hacer demandas debido a su condición, y tienen que seguir las reglas establecidas, según Inmigración.

En septiembre pasado, ante el cierre de un centro de control de inmigración en Ibaraki, los detenidos allí fueron trasladados a Osaka, cuyas instalaciones no fueron construidas para albergar detenidos por largos periodos. (International Press)


Publicidad

Publicidad

Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad

1 Comentario

Deja tu comentario