Dr. Ortega: Diabetes Mellitus, el enemigo silencioso de la salud

Afecta a millones de seres humanos sin que lo sospechen.


La diabetes mellitus es una enfermedad crónica que se produce cuando existe una deficiencia del páncreas para producir suficiente cantidad de insulina, o cuando el cuerpo no puede usar adecuadamente la insulina producida, lo que lleva en ambos casos a un incremento de los niveles de glucosa en la sangre, conocida como hiperglicemia.


Publicidad

Esta enfermedad afecta a millones de seres humanos sin que siquiera lo sospechen, debido al carácter asintomático al inicio de la enfermedad.

TIPOS

*Diabetes tipo: se caracteriza porque las células del pancreas ya no producen insulina. Antiguamente era la llamada insulina juvenil o insulinodependiente.

*Diabetes tipo 2: la insulina producida no es usada adecuadamente por el organismo. El 90% de todos los casos de diabetes pertenecen a este grupo que antiguamente se llamaba diabetes del adulto, o de los no insulinodependiente. Este tipo de diabetes es consecuencia en muchos casos del exceso de peso o de la inactividad física.

INSULINA

Los carbohidratos que ingerimos, como papas, arroz, azúcar, dulces, etc., son digeridos y descompuestos en glucosa y moléculas de azúcares. La glucosa es absorbida por el torrente sanguíneo, causando un incremento de los niveles de glucosa en la sangre. Este incremento de glucosa emite una señal que es captada por las células beta del páncreas, liberando entonces la cantidad necesaria de insulina. Cuando el cuerpo no produce la cantidad de insulina adecuada o las células no responden a la insulina en la forma correcta, es que se produce la diabetes mellitus.

FACTORES DE RIESGO

La diabetes tipo 2 puede afectar a cualquier persona, pero existen factores que pueden aumentar nuestro riesgo a desarrollar la enfermedad, como:

a) Sobrepeso u obesidad, aumenta nuestro riesgo en 100%

b) Vida sedentaria, aumenta el riesgo en 25%

c) Mayores de 45 años, a mayor edad mayor riesgo

d) Diabetes gestacional o tener bebés recién nacidos con un peso mayor de 4 kg

e) Historia familiar de diabetes tipo 2

f) Ser de raza asiática, africana, latino o descendiente de cualquiera de estos grupos étnicos

g) Tener niveles de lipoproteínas HDL por debajo de 35

h) Niveles de triglicéridos por encima de 250

i) Presión arterial elevada (140/90 o más).

SÍNTOMAS

La diabetes empieza lentamente y muchas personas pueden estar enfermas sin saberlo o sin presentar ningún síntoma. El único síntoma de inicio podría ser el cansancio y luego el paciente puede presentar progresivamente los siguientes síntomas:

a) Aumento de la frecuencia urinaria, ya que el cuerpo trata de eliminar el exceso de azúcar

b) Sensación de sed, el organismo requiere reemplazar los fluidos perdidos

c) Náusea

d) Visión borrosa

e) Sensación de apetito aumentado mientras se pierde peso

f) Infecciones frecuentes

g) Úlceras crónicas en la piel.

DIAGNÓSTICO

El test oral de tolerancia a la glucosa nos permite diagnosticar esta enfermedad mediante simples muestras de sangre que nos indican la respuesta de nuestro cuerpo a la glucosa ingerida. Las personas mayores de 40 años deberían someterse a esta prueba, independientemente de si tienen o no algún factor de riesgo.

Otra forma aún más práctica de evaluar nuestro riesgo de diabetes es mediante el examen de sangre hemoglobinaA1c (HbA1c), cuyos valores deben ser menores a 5,6%. Los resultados son más fiables, ya que nos dan una idea de la glicemia en los últimos dos meses.

TRATAMIENTO

La diabetes no se cura pero se puede controlar, y el tratamiento varía de persona a persona, dependiendo de la cantidad de insulina que nuestro cuerpo aún produce y en la forma en que la administra.

Muchos pacientes pueden controlar su diabetes disminuyendo de peso, comiendo saludablemente y practicando ejercicios regularmente, adeáas de esto, algunos pacientes requieren de medicamentos o de insulina inyectable diariamente. Los medicamentos van a ayudar al cuerpo y específicamente a las celulas a usar la insulina eficientemente.

Es importante recordar que la medicación para la diabetes se va regulando de acuerdo a la respuesta del paciente, por esto es normal que se aumente o disminuya la dosis o que inclusive se agreguen más drogas o se cambien las mismas. Es importante continuar con el tratamiento a pesar de sentirse bien.

El tratamiento de la diabetes requiere de esfuerzos del paciente, familia, médico tratante, dietista y otros especialistas. Por ejemplo, no se puede admitir un tratamiento solo con medicamentos o insulina, pero sin dieta. Igualmente, el paciente requiere de controles regulares por el oftalmólogo y el podiatra (especialista en cuidados del pie), asi como un programa de ejercicios diario.

DIETA

Para los paciente diabéticos es importante ingerir los alimentos a la misma hora todos los días, ingerir la misma cantidad de alimentos (número de calorias), así como guardar un balance de la calidad y variedad de alimentos ingeridos.

Además de arroz, papas, cereales y pasta, los pacientes deben ingerir todos los dias vegetales y frutas. Las proteínas deben provenir en su mayoría de carnes sin grasa, pollo, pavo o pescado, o queso desgrasado. En general todos los alimentos deben ser bajos en grasa o sin grasa, y los dulces son permitidos en cantidades muy pequeñas y como parte de la dieta.

Una diabetes sin tratamiento puede comprometer seriamente su salud, produciendo ceguera, daño irreversible en los vasos sanguíneos, afecta el sistema cardiovascular y causa un daño permanente de los nervios, por lo que es muy importante hacer exámenes de sangre, controlar esta enfermedad, así como llevar una vida y alimentación saludables.

Dr. Raúl Ortega, Ph.D.

Medicina Reproductiva

inkamed@yahoo.com

 

 

 


Publicidad

Publicidad

Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario