El peruano Rafael de Toyohashi se aferra a la vida y niega estar en estado terminal

Dice que los médicos japoneses le han dado 50% de posibilidades de salir adelante.


Publicidad

 

El peruano James Rafael Robles Huanca tiene cáncer al hígado y aún nada está descartado en su salud, este joven de 27 años se aferra a la vida y niega estar en estado terminal y que haya sido desahuciado por los médicos japoneses como ha escrito la prensa peruana.

Rafael, como le llaman los amigos en Japón, quiere seguir luchando porque los médicos japoneses le han dicho que tiene 50 por ciento de posibilidades de salir airoso.

“No tengo miedo (al cáncer), aunque si me toca, me toca. Los médicos me dijeron hace una semana que tengo 50 por ciento de posibilidades”, manifestó el peruano a International Press desde una habitación del hospital Iryo Center en Toyohashi, en la provincia de Aichi.

Las noticias que han hablado de que está en estado terminal o la historia de su supuesto trasplante de pulmón le cayeron muy mal. “Escribieron cosas que ni siquiera han pasado por mi cabeza y han hablado de un trasplante de pulmón que no es. Leí unas líneas del artículo y no quise seguir”, se quejó.

“Además en Perú prácticamente me han matado y yo me siento bien”, añadió.

Que le hayan dado 50 por ciento de posibilidades para recuperarse es más que suficiente para intentarlo.

En todo caso, el joven quiere estar rodeado de energía positiva y esperanza. Que le hayan dado 50 por ciento de posibilidades para recuperarse es más que suficiente para intentarlo.

“Estoy a la espera de lo que me digan los doctores. Me hicieron un CT a toda la zona del estómago y cuando salgan los resultados me dirán qué harán”, informó Rafael.

Aclaró que nunca estuvo internado en el Shimin Byoin de Toyohashi como se dijo, que sí pasó por un hospital de Gamagori donde le diagnosticaron un cáncer al hígado y que no ha recibido hasta ahora tratamiento de quimioterapia.

Rafael llegó a Japón cuando había cumpliendo los 20. Tiene sus documentos en regla como hijo de descendiente japonés, cuenta con seguro de salud y recibe las visitas de su padre y amigos.

Ahora queda pendiente el deseo de su madre de venir a Japón. Alarmada por las informaciones sobre el estado de salud de su hijo, Doña Julia Huanca Quispe fue entrevistada por el Diario Correo de Tacna (en el sur del Perú), donde reside, y ha pedido ayuda económica para viajar y cuidar a Rafael.

“Hable con ella y le expliqué que era difícil que lograra venir por el asunto de la visa, pero le dije que si quería hacerlo que venga”, expresó el joven.

Uno de los amigos que visitó a Rafael la tarde de este viernes dijo a IPC que “el muchacho tiene derecho a ver a su madre, además lo vi pasar saliva cuando una señora de aquí se dirigió y le habló. Se nota que necesita el cariño de su mamá en estos momentos”. (International Press)

 

 


Publicidad

Publicidad

Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad