Una de las víctimas japonesas del ataque terrorista era una apasionada de la comida turca

Haruka Miyazaki, cuando era niña

 


Publicidad

Tenía 22 años y recién se había graduado de la universidad

Haruka Miyazaki, cuando era niña
Haruka Miyazaki, cuando era niña

Un crucero de lujo por el Mediterráneo tuvo un trágico final para tres mujeres japonesas el 18 de marzo, cuando fueron víctimas de un atentado terrorista en Túnez, revela Mainichi Shimbun.

Machiyo Narusawa tenía 66 años y vivía en Tokio. Chiemi Miyazaki (49) y su hija Haruka (22) residían en Saitama.

Haruka se acababa de graduar de la Universidad de Nutrición de Kagawa. La profesora Atsuko Isoda la recuerda como una estudiante aplicada que “se dedicaba con energía a las cosas que le gustaban”.

Turquía no era un país desconocido para Haruka, que lo visitó cuando era estudiante de preparatoria. La joven tenía predilección por la gastronomía turca (incluso escribió una tesis sobre ella) y estudiaba culturas culinarias extranjeras con Isoda.

La profesora, que aún no puede creer que la estudiante haya muerto, revela que esta deseaba trabajar en la industria alimentaria.

Un excompañero de escuela de Haruka asegura sentirse conmocionado por su desgraciada muerte.

Por otro lado, una vecina de Narusawa en Tokio la recuerda como una mujer que hablaba con alegría sobre el nacimiento de su nieto y yendo a trabajar incluso después de cumplir los 60 años. “Ella era muy activa… No sé qué decir. Estoy realmente muy apenada”, le dice a Mainichi.

A Narusawa le gustaba mucho viajar. Otra vecina la recuerda como una mujer cálida que contaba sus historias de viaje. Cuando se enteró por las noticias de su fallecimiento, no les dio crédito y decidió tocar la puerta de su vecina. Nadie le abrió. (International Press)


Publicidad

Publicidad

Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad