2014, el año en el que los japoneses ratificaron a Abe


Shinzo y Akie Abe (foto gobierno de Japón)

 


Publicidad

Primer ministro podría mantenerse en el poder hasta 2016, toda una proeza en Japón

Shinzo y Akie Abe (foto gobierno de Japón)
Shinzo y Akie Abe (foto gobierno de Japón)

Andrés Sánchez Braun / EFE

Japón revalidó este año en las urnas el “Abenomics”, fórmula para revitalizar la economía del primer ministro Shinzo Abe, cuya agenda en 2014 también estuvo marcada por medidas polémicas como la reinterpretación de la Constitución pacifista o la reactivación nuclear.

Abril, arranque del año fiscal en Japón, trajo la primera subida del impuesto sobre el consumo en el país en 17 años, una medida especialmente temida en una nación muy sensible a estos incrementos.

Los peores pronósticos se cumplieron, ya que la subida del IVA gripó el motor de la tercera economía del mundo, el consumo, e hizo esfumarse buena parte de los logros cosechados -al menos en el terreno macroeconómico- por el “Abenomics” desde la llegada al poder del jefe de Gobierno nipón a final de 2012.

Ante esta tesitura, Abe retrasó una segunda subida del gravamen pactada por el Parlamento para 2015 y optó por una maniobra que desconcertó fuera y dentro de Japón: convocó elecciones a mitad de mandato sin mediar hostigamiento alguno de la opinión pública o el hemiciclo.

De este modo los comicios, convocados en un momento en el que la oposición en Japón es endeble, se plantearon como un referéndum sobre su gestión.

La maniobra, legitimada finalmente por el voto de los nipones, le ha otorgado carta blanca para ejecutar la segunda fase de su experimento monetario, que en caso de resultar exitosa le mantendría en el poder hasta 2016, toda una proeza en Japón, donde en la última década se han vivido ocho cambios de primer ministro.

Pero para sacar definitivamente al país de la deflación que padece desde hace dos décadas, el “Abenomics” deberá encarar este año su prueba más difícil; activar una serie de ansiadas reformas estructurales para estimular la competitividad.

La verdadera talla política de Abe se medirá en 2015 por su capacidad para lograr acuerdos en el seno de su partido -compuesto por una decena de facciones movidas por intereses y grupos de presión diversos- que permitan liberalizar sectores como el agrícola o el de servicios.

Abe y su formación, el conservador Partido Liberal Demócrata (PLD), se esforzaron en centrar exclusivamente la reciente campaña electoral en este tema económico y para obviar así otras políticas que han copado su agenda este año y que han dividido mucho más a la opinión pública nipona.

Uno de ellos fue la reinterpretación de la Constitución pacifista del país para poder ayudar militarmente a sus aliados si estos son atacados, algo que hasta ahora limitaba el artículo 9, que impide al país el uso de la fuerza para resolver conflictos internacionales.

La decisión divide a los que defienden que Tokio debe jugar un papel más preponderante en la escena internacional y contrarrestar la pujanza china y a aquellos que sostienen que abre la puerta a una nueva militarización del país.

En materia de política exterior, Abe si logró al menos el espaldarazo de Obama, que visitó la región en abril y en Tokio verbalizó por primera vez el apoyo de Washington ante una hipotética intentona de Pekín para hacerse con unas disputadas islas que administra Japón y reclama el Gobierno de Xi Jinping.

El otro tema que ha contrariado a la mayoría del pueblo es la intención del Gobierno Abe de volver a reactivar la energía nuclear en el país tras el accidente en la planta de Fukushima provocado por el terremoto y tsunami de marzo de 2011.

El plan ha cosechado importantes avances en 2014, ya que la Autoridad de Regulación Nuclear (NRA) presentó en verano nuevos estándares de seguridad más estrictos para las plantas que quieran volver a operar.

Dos de ellas, la de Sendai (suroeste) y Takahama (oeste), ya han logrado el aprobado del organismo y con mucha probabilidad vuelvan a funcionar en 2015, poniendo fin al apagón nuclear en Japón.

 


Publicidad

Publicidad

Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad