Abe planea mantener intacto su Gabinete tras la victoria electoral


Natsuo Yamaguchi, aliado de Abe (foto sitio web oficial)

 

Publicidad

Se reúne con su aliado budista para acordar principales políticas

Natsuo Yamaguchi, aliado de Abe (foto sitio web oficial)
Natsuo Yamaguchi, aliado de Abe (foto sitio web oficial)

El primer ministro nipón, Shinzo Abe, planea mantener intacto su Gabinete tras la victoria electoral lograda por su partido en la víspera, explicaron hoy fuentes del mismo a medios locales.

Dichas fuentes confirmaron este plan a la agencia de noticias Kyodo y a la cadena pública NHK tras la reunión mantenida hoy por la ejecutiva del Partido Liberal Demócrata (PLD) de Abe.

En dicho encuentro se acordó mantener en sus cargos a los principales representantes del (PLD), como es el caso del secretario general y expresidente de la formación conservadora, Sadakazu Tanigaki.

Por otra parte, Tanigaki y Yoshihisa Inoue, secretario general del budista Nuevo Komeito (socio de coalición del PLD) acordaron hoy también la celebración de una sesión parlamentaria especial el próximo 24 de diciembre para aprobar la reelección de Abe como jefe de Gobierno.

PLD y Nuevo Komeito obtuvieron en las elecciones adelantadas de ayer, respectivamente, 291 y 35 escaños, lo que les permite renovar su mayoría en la Cámara Baja, que consta de 475 asientos.

Abe y el presidente de la formación budista, Natsuo Yamaguchi, se reunirán hoy mismo para acordar las principales políticas de la nueva legislatura, incluida la compilación de un paquete de estímulo económico.

Pese a estar a mitad de mandato, el primer ministro decidió convocar elecciones el pasado noviembre después de comprobar que la subida del impuesto sobre el consumo activada el pasado abril ha sumido a la economía nipona en una recesión técnica.

Abe retrasó una nueva subida del IVA prevista para 2015 y acordada por el Parlamento en 2012 antes de que llegara al cargo, y, sabedor de la debilidad de la oposición, convocó los comicios para refrendar su propuesta económica y consolidar su dominio parlamentario hasta 2016.

El jefe de Gobierno prometió retrasar 18 meses, hasta abril de 2017, la subida del impuesto sobre el consumo (que pasaría del 8 por ciento actual al 10).

También afirmó que su Gobierno estudiará una subida menor en los bienes básicos y otros productos y servicios esenciales, con vistas a reducir su impacto sobre el consumo, que compone el 60 por ciento de la economía nipona. (EFE)

 


Publicidad

Publicidad

Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad