La pasión Latinoamericana, europeizada. Por Jorge Barraza

Jorge Barraza
Jorge Barraza

Walter tiene 21 años; como casi todo joven latinoamericano, gusta del fútbol. Su equipo favorito en la PlayStation es el Bayern Munich; en el fútbol real prefiere el juego del Barcelona. Es un sábado por la mañana, se tira sobre el sillón del living y pregunta: “¿Qué partido hay de Inglaterra…?” El padre le responde: “Manchester United-Liverpool”. “Buenísimo, me lo miro…” Luego consulta si el Barsa juega por la tarde o el domingo. Ni habla del fútbol local, parece haber perdido el interés por eso, aunque desde luego tiene su equipo favorito. Los miércoles espera ansioso algún partido de Champions League, si es el Barcelona, mejor, sino verá con agrado Bayern-Arsenal o Atlético de Madrid-Milan o al Paris Saint Germain con quien juegue.


Publicidad

Pasa en Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Perú, incluso en Brasil… Millones de latinoamericanos, especialmente jóvenes, se aficionan cada día con Real Madrid, Manchester United, City, Chelsea, Juventus… Miran más aquellos partidos que los de sus clubes locales. No han dejado de ser de Boca, de Peñarol, de Colo Colo, de Millonarios o de Corinthians, pero sin duda les atrae más aquel producto que llega por TV. Para mejor, pueden verlo gratis, en la comodidad de la casa, en un televisor de 42 pulgadas, en alta definición… ¡Si parece que uno está en el Camp Nou! Y mejor, porque repiten diez veces el golazo de tiro libre de Messi o la apilada de Robben por derecha. El sábado vimos la cruel goleada que le propinó Chelsea al Arsenal (6-0) justo cuando Arsene Wenger dirigía su partido número 1.000 a los ‘Gunners’.

¿Me pasará a mí sólo…? Es lo primero que uno se pregunta. Llega el fin de semana y empezamos a buscar el mejor menú en la Bundesliga, en la Premier o en España. Y a mitad de semana, si hay Champions, es una propuesta deliciosa. Es una realidad: gusta más lo internacional que lo local.

El único torneo nuestro que motiva es la Libertadores. No tiene las superestrellas de allá, pero sigue siendo atractiva la Copa, es competencia continental, el marco de competición es prolijo y siempre depara emoción. Aunque los auténticos cracks del mundo futbolero están del otro lado del mar, en la Copa pueden verse partidos vibrantes, de alta tensión.

Barcelona - Real MadridAún así, veamos lo que dice Pedro Canelo, redactor deportivo de El Comercio de Lima en Internet: “La noticia de Atlético Mineiro campeón de la Libertadores tuvo 15.000 visitantes; un partido de Champions de primera fase del Barcelona tiene 30.000”.

Las causas de esta europeización del gusto (el sentimiento es otra cosa, se mantiene fiel a los clubes de acá, pero con desinterés) son varias: en primer lugar, la globalización que permite la familiaridad con el fútbol y los equipos europeos, algo que antes no existía. De jovencito comencé a simpatizar con el Atlético de Madrid por Ramón Heredia, ‘Cacho’, un notable zaguero de San Lorenzo contratado por el club de Manzanares. ‘Cacho’ fue una especie de Beckenbauer criollo, un zaguero de inmensa clase. Pero era una simpatía lejana, de interesarse por los resultados y la campaña, no más. Lo de ahora es diferente: los muchachos compran la camiseta del Atlético o del Madrid, miran sus partidos, sueñan con ir a verlos a España algún día.

El segundo motivo es la “Ley Bosman” (diciembre de 1995) llamada así porque a raíz de un juicio entablado contra su club por un ignoto jugador belga -Marc Bosman- la Unión Europea decretó la libertad total de trabajo una vez cumplido el contrato de un futbolista y, lo más trascendente, la desaparición de los cupos de extranjeros. Esto hizo que los grandes clubes de España, Inglaterra, Alemania, Italia, Francia, se lanzaran a contratar cantidades de futbolistas foráneos, muy especialmente sudamericanos. Se llevaron todo lo mejor que teníamos; se lo siguen llevando. Y cada vez más jovencitos. Consecuencia: allá se formaron equipos poderosísimos, acá quedó lo del fondo del tarro. Y el interés del hincha, su fascinación, lo captan las grandes figuras. El fallo Bosman coincidió con una etapa de gran prosperidad económica de Europa mientras en América nos debatíamos en alguna de nuestras sempiternas crisis.

Además está la cuestión del orgullo: si un compatriota marca goles o es figura en Europa, nos gusta, simpatizamos más por su equipo. Y lo seguimos en todos los juegos.

La Premier League presenta cada encuentro del fútbol inglés por TV como si fuera la entrega de los Oscars. Es de un buen gusto notable.

Una tercera razón es que este fenómeno comenzó en la era de las comunicaciones, del marketing, la televisión en gran escala, la explosión de Internet… Tenemos una amplísima oferta de fútbol europeo por TV casi todos los días. Las grandes cadenas de deportes abren cada vez más señales para transmitir más partidos al mismo tiempo, porque hay un público inmenso y ávido.

Otro factor determinante es que las ligas de Europa no ofrecen un partido de fútbol sino un producto futbolístico maravillosamente empacado. Los estadios grandiosos e impecables, el colorido, la puesta en escena, todo es encantador. La Premier League presenta cada encuentro del fútbol inglés por TV como si fuera la entrega de los Oscars. Es de un buen gusto notable. Así jueguen Sunderland con Stoke City, dan ganas de mirarlo. Mientras nosotros vendemos futbolistas, ellos venden fútbol. Seguimos exportando materias primas, como hace 150 años: trigo, café, cuero, madera, jugadores…

Nuestras ligas han quedado lejos de eso. Y ni hablar del poderío. Manchester United le paga 575.000 dólares por semana a Wayne Rooney. El presidente del Bolívar de La Paz, Guido Loayza, nos informa que el presupuesto de todo el año de su plantel completo es de 1.612.000 dpolares. Por eso se van a Europa todos los que pueden.

A nivel de selecciones nunca estuvo tan fuerte América. En clubes, la competencia es más flaca. Incluso los brasileños han decaído. Hasta hace muy poco eran casi invencibles para los vecinos, dado el alto presupuesto que manejan y su fútbol siempre respetable. Pero esa calidad ha disminuido drásticamente. De los 22 partidos que llevan jugados en la Libertadores han perido 8, muchísimo tratándose de ellos. Pueden conquistar otra vez el título, pero ahora son ganables. En el último Mundial de Clubes, Atlético Mineiro ni llegó a la final; lo eliminó el Raja Casablanca de Marruecos. Y en 2010 le pasó lo mismo al Inter de Porto Alegre, lo cortó de entrada el Mazembe, un ignoto equipo congoleño.

Nada es para siempre, desde luego. Sin embargo, va a costar horrores revertir la actual tendencia eurpeísta de los hinchas. No hay indicios de que caigan los clubes de allá; y peor, no se vislumbra un crecimiento de los de acá. Para ello hace falta imaginación, esfuerzo, decisión, disciplina. ¿También tendremos que ir a comprarlos en Europa…?

* Ex articulista de El Gráfico y director de la revista Conmebol. Columnista de International Press.


Publicidad

Publicidad


Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad