Emperador de Japón, saludable dos años después de su operación coronaria


Publicidad

Médicos dicen que puede seguir con sus actividades


El equipo médico del emperador de Japón, Akihito, considera que se muestra “saludable en líneas generales” al cumplirse dos años de la operación en la que se le realizó un “bypass” coronario, informó hoy la Agencia de la Casa Imperial.

Los doctores consideran que el avance de la osteoporosis que padece Akihito, que cumplió 80 años el pasado diciembre, se ha detenido además gracias a que el monarca ha podido volver a realizar ejercicio físico una vez que su corazón se ha restablecido completamente del procedimiento quirúrgico de hace dos años.

Tras haberle detectado en una angiografía el estrechamiento de dos de sus arterias coronarias, el emperador fue sometido con éxito en el Hospital Universitario Juntendo de Tokio a una intervención de “bypass” coronario el 18 de febrero de 2012.

Merced a su recuperación, el jefe de Estado ha vuelto a jugar al tenis y a realizar paseos a pie todas las mañanas.

El emperador ha sufrido de osteoporosis debido al efecto de la terapia hormonal que se le recetó tras la operación para tratarle un cáncer de próstata en 2003.

Dado que el equipo médico que atiende a Akihito ha determinado que no existe ninguna anormalidad coronaria actualmente, no ha recomendado alterar su agenda por el momento.

Debido a la edad y a sus problemas de salud, la opinión pública nipona ha debatido en los últimos años la posibilidad de reducir la carga de trabajo del emperador.

De hecho, Akihito y la emperatriz Michiko, de 79 años, anunciaron el pasado año que a partir de 2015 delegarían en sus hijos sus visitas anuales a guarderías y residencias de ancianos para aligerar su agenda. (EFE)


Publicidad

Publicidad


Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad