Japonés obtiene licencia de buzo para buscar a su esposa desaparecida en el tsunami


Publicidad

Chofer de autobús de 57 años decide iniciar búsqueda por sus propios medios

Falta menos de un mes para que se cumplan tres años del terremoto y el tsunami que destruyeron el noreste de Japón.

A pesar del tiempo transcurrido, hay supervivientes que aún albergan la esperanza de recuperar a sus familiares desaparecidos. Uno de ellos es Yasuo Takamatsu, un chofer de autobús de 57 años cuya esposa, Sachiko, desapareció el 11 de marzo de 2011 en la ciudad de Onnagawacho, prefectura de Miyagi.

Yahoo! Japan narra su historia.

Sachiko estaba trabajando en un banco cuando ocurrió la catástrofe. Como el resto de empleados, ella subió a la azotea del local para ponerse a salvo del tsunami. Fue el último lugar donde la vieron. Doce trabajadores del banco, entre ellos la esposa de Yasuo, murieron o desaparecieron.


Tras el desastre, Yasuo comenzó a buscar a Sachiko. El verano pasado, decidió dar un paso adelante. Ver a los buzos de la Guardia Costera involucrados en la búsqueda de los desaparecidos lo empujó a imitarlos. Él mismo se sumergiría en el mar para encontrar a su esposa.

Por supuesto, no cualquiera puede internarse en el océano para buscar un cuerpo. Hay que prepararse y sacar una licencia. Así las cosas, Takamatsu se matriculó en clases de buceo.

La primera vez que se zambulló en el mar sintió miedo, recuerda. No obstante, empecinado en vencer al miedo, lo intentó una y otra vez hasta que lo consiguió.


Su perserverancia rindió frutos este año. Yasuo logró aprobar un examen para participar en operaciones de búsqueda submarina.

Takamatsu aún debe adquirir experiencia para iniciar, por sus propios medios, la búsqueda de Sachiko. Una vez que la tenga, apoyado por buzos profesionales, se lanzará al mar para cumplir la misión que se ha convertido en el sentido de su vida.

Takamatsu tiene dos hijos adultos que viven en Sendai. Ambos están preocupados por la seguridad de su padre, pero la determinación de este parece invencible.

Justo antes de que el tsunami engullera el banco donde trabajaba, Sachiko le envió un correo electrónico a Yasuo. “Quiero volver a casa”, le escribió. Él está decidido a cumplir su deseo y traerla de vuelta a casa. (ipcdigital)


Publicidad

Publicidad




Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad