Población de la tercera edad podría sacar a Japón de la deflación

Mayor consumo de personas de 65 años o más dinamizaría la economía


Publicidad


El envejecimiento de una sociedad suele ser visto como un lastre para la economía de un país. Población laboralmente inactiva que representa una carga social. Sin embargo, también puede ser una oportunidad para hacer negocios y dinamizar la economía.

El Banco de Japón ha llamado la atención sobre el amplio sector de personas de la tercera edad que no está siendo eficientemente atendida por las compañías japonesas, revela el diario Nikkei.

La mayoría de negocios continúa centrando sus esfuerzos y recursos en los consumidores jóvenes y de mediana edad. No obstante, los analistas sostienen que si las empresas se enfocaran más en el público mayor, que tiene un alto potencial de demanda, Japón podría salir de la deflación.

Una cuarta parte de la población japonesa tiene 65 años o más. Este grupo etario representa  alrededor del 30 por ciento del consumo personal en Japón, y está en camino de superar al segmento poblacional de 40 a 59 años como la mayor franja consumidora.

El Banco de Japón advierte de que las firmas japonesas no están respondiendo adecuadamente a la creciente demanda de los consumidores de 65 años o más.

Mitsubishi Research Institute (MRI) estima la demanda potencial de los adultos mayores en 2,4 billones de yenes para ropa, 4 billones para viajes y otras actividades recreativas, y varios billones para la renovación de viviendas. Si las empresas fueran capaces de satisfacer esta desaprovechada demanda, la economía japonesa podría compensar gran parte de la brecha de aproximadamente 10 billones de yenes entre la oferta y la demanda.

En una encuesta reciente hecha por MRI, los mayores de 65 años dijeron que estarían dispuestos a casi duplicar sus presupuestos mensuales destinados a las compras de prendas de vestir, los cuales fluctúan entre los 6.000 y 7.000 yenes en promedio.

Un consultor de MRI dijo que no había mucha ropa que la gente mayor encontrara atractiva, y que si la hubiera gastaría hasta el doble lo de que suele gastar.

Sin embargo, ya hay empresas que se han puesto las pilas, como el operador de restaurantes y bares Watami, que ha creado locales especialmente acondicionados para personas mayores. Las ventas por cliente, 3.000 yenes en promedio, superan en un 10 por ciento el consumo en otros restaurantes de Watami.

Por su parte, la mayor agencia de viajes de Japón, JTB, comenzó a vender en agosto paquetes turísticos para personas de 70 años o más.

Numerosas compañías japonesas están reorientando sus estrategias para expandir sus operaciones en los mercados emergentes. Sin embargo, advierte Nikkei, aún no parecen percibir el potencial, en casa, de un segmento de la población, de 65 años o más, que se estima crecerá un 20 por ciento a 36 millones para 2020, y que podría desempeñar un rol crucial para rescatar a Japón de la deflación.


Publicidad

Publicidad


Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad