Nippon Steel y Sumitomo Metal se unen para crear la segunda siderúrgica mundial

Nippon Steel

La nueva compañía japonesa aspira a ser la primera del mundo


Publicidad

Nippon Steel

Nippon Steel y Sumitomo Metal, primera y tercera siderúrgica de Japón, ejecutaron formalmente su anunciada fusión, que da lugar al segundo grupo siderúrgico del mundo en términos de producción de acero crudo solo por detrás de ArcelorMittal.

Con una producción combinada de 46,1 millones de toneladas al año, ambas compañías suman una plantilla de más de 81.000 empleados y unas ventas que alcanzaron los 5,5 billones de yenes (55.000 millones de euros) en el año fiscal 2011.

Las dos empresas, que comenzaron a integrarse a nivel accionarial en 2002, forjaron su fusión el año pasado, en la primera gran alianza en la industria siderúrgica nipona tras la integración, en 2002, de Kawasaki Steel y NKK Corporation, que dio lugar al consorcio JFE.

“Ahora estamos preparados para aspirar a ocupar la primera posición”, dijo el presidente de la nueva firma, Hiroshi Tomono, en declaraciones que recoge la agencia Kyodo.

La nueva compañía Nippon Steel & Sumitomo Metal controlará la mayoría del mercado siderúrgico japonés gracias a las alianzas con grandes fabricantes del motor como Toyota, Nissan u Honda.

Sin embargo, de forma global afronta desafíos como la fortaleza del yen, que perjudica las exportaciones, y la fuerte competencia de siderúrgicas chinas y surcoreanas, que llevan a cabo una agresiva política de expansión en Asia.

Entre ellas se encuentran el surcoreano Posco, cuarto productor mundial de acero y con cada vez mayor presencia en el mercado japonés, y el chino Baoshan Iron & Steel, el tercero del mundo y que se beneficia de una mano de obra barata.

Además, la nueva firma deberá hacer frente a la caída global de los precios del acero ante el descenso de la demanda, mientras los precios de las materias primas siguen siendo elevados.

En una entrevista publicada por el diario Nikkei, el consejero delegado del nuevo grupo, Shoji Muneoka, recordó que se espera que la producción global de acero crudo crezca de 900 millones de toneladas en 2002 hasta 2.000 millones para 2020.

En este contexto, señaló, aumentar la competitividad, consolidar la red de distribución y aplicar tecnologías avanzadas es fundamental para el nuevo gigante siderúrgico. (EFE)


Publicidad

Publicidad

Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad