Estudio revela índices de cesio radiactivo a 500 kilómetros de Fukushima

Planta nuclear de Fukushima

Niveles son inferiores a los límites de seguridad y no requieren descontaminación

Planta nuclear de Fukushima

Un estudio realizado por investigadores internacionales revela indicios de cesio radiactivo, en niveles inferiores a los límites de seguridad, en áreas situadas a más de 500 kilómetros de la maltrecha central nuclear de Fukushima, informó hoy la cadena pública NHK.

El estudio, en el que han participado tres investigadores japoneses, simula la propagación del material radiactivo y lo compara con muestras tomadas en la tierra y la hierba durante un mes a partir del 20 de marzo, 9 días después del inicio de la crisis nuclear en la central de Fukushima Daiichi.

Los resultados sugieren que restos de cesio-137, un material radiactivo con una vida media de 30 años, habrían llegado a un nivel de 250 becquereles por kilo en algunas zonas de la isla de Hokkaido (norte) y unos 25 becquereles por kilo en las áreas montañosas de las regiones de Chugoku y Shikoku (suroeste), según NHK.

El estudio, publicado en la revista estadounidense “Proceedings of the National Academy of Sciences” (PNAS), precisa que el cesio se podría haber acumulado allí a causa de la lluvia y señala que los niveles detectados no requieren descontaminación.

No obstante, advierten de que sería necesario descontaminar zonas de la provincia de Fukushima próximas a la central donde los límites de cesio estarían por encima de los considerados seguros para el cultivo.

El estudio coincidió con el anuncio de un grupo de científicos y veterinarios japoneses de que analizarán la radiación en el ganado que se encuentra en la zona de exclusión decretada por el Gobierno en un radio de 20 kilómetros de la planta de Daiichi.

El grupo, que incluye radiobiólogos y miembros de la Asociación Médica Veterinaria de Japón, realizará el estudio en la zona de Minamisoma, en la provincia de Fukushima, informó la agencia de noticias Kyodo.

Según los investigadores, unas 3.500 cabezas de ganado pacen salvajes en Minamisoma después de que los ganaderos evacuaran la zona después de que se desatara el peor accidente nuclear de los últimos 25 años.

El grupo ha capturado unas 70 vacas para analizar sus índices de contaminación radiactiva y recabar datos que permitan calcular el impacto de la radiación en los alimentos y el grado de exposición en los seres humanos. (EFE)


Publicidad

Publicidad


Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario