Filipinas violadas por soldados japoneses durante la guerra piden justicia

Soldado japonés en Filipinas (foto pictureshistory)

Mayoría de demandantes son ancianas enfermas que exigen disculpas públicas y una compensación económica


Soldado japonés en Filipinas (foto pictureshistory)

Un grupo de ancianas filipinas ultrajadas por soldados japoneses durante la Segunda Guerra Mundial reiteró su demanda de justicia que se remonta a fines del siglo pasado.

La organización Malaya Lolas hizo una manifestación en los alrededores del Palacio Presidencial en Manila para pedirle apoyo al presidente Benigno Aquino III, informó la agencia Kyodo.

“Exigimos compensación legal, especialmente ahora que la mayoría de nuestras integrantes están en cama y enfermas”, declaró la presidenta de la mencionada agrupación, Isabelita Vinuya, de 79 años, quien se quejó de que los líderes de su país siempre han puesto las relaciones amicales entre Japón y Filipinas por encima de la dignidad de las mujeres filipinas.

Malaya Lolas, creada en 1997, agrupa a unas 90 mujeres que fueron víctimas de una violación masiva por parte de soldados japoneses en una villa situada el norte de Manila.

El grupo exige disculpas públicas y una compensación por parte de Japón que no solo cubra  a las llamadas “confort women” (mujeres obligadas a prostituirse por el ejército japonés), sino a toda la comunidad, pues, afirman, los soldados invasores los torturaron y masacraron.

Malaya Lolas se rehusó a aceptar las disculpas de Japón en años pasados porque considera que estas no llegaron con la admisión de que los soldados cometieron un crimen.

Las demandantes esperan la aprobación de un proyecto de ley en Japón que ordene la compensación a todas las víctimas de abuso perpetrados por japoneses durante la guerra.

El 23 de noviembre de 1944, cientos de soldados japoneses irrumpieron en la villa donde vivía Vinuya, entonces de 13 años, supuestamente en busca de espías filipinos antijaponeses.

Según la mujer, los soldados robaron las pertenencias de los habitantes de la comunidad y se llevaron a todas las mujeres y niñas a una provincia vecina donde las violaron. Los hombres fueron conducidos a una escuela, donde los torturaron y luego asesinaron quemando el local.

¿Le guarda rencor Vinuya a Japón? La anciana sabe distinguir. “Yo no estoy molesta con el pueblo japonés, porque ellos no cometieron delito. De hecho, agradezco la ayuda que recibo de algunos japoneses. Mi demanda es dirigida contra su gobierno”, aclaró.



Suscríbase a International Press GRATIS!

Registre su correo electrónico y entérese primero de las últimas noticias de Japón.


Publicidad

Publicidad


Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad

Te recomendamos

Cine
Cultura
Cine
Conciertos
J POP

PRODUCTOS

Productos de Japón
Productos de Japón
Novedades de Japón

Turismo en Japón

LECTOR