Mucha gente yendo a trabajar en Tokio en la primera mañana en emergencia

Estación de Shinjuku, 8 de abril

6.00 de la mañana en Tokio, cielo primaveral. Día 1 en la capital japonesa bajo el primer estado de emergencia de la pos-guerra. En las inmediaciones del Palacio Imperial escasas personas cumplen con su rutina deportiva y trotan una muy distanciada de la otra.

A la misma hora, en la estación de Tokio el público comienza a circular tímidamente mientras que la salida Yaesu, donde está la terminal de buses con destino a Narita, Ibaraki y Fukushima, luce casi desierta. Este servicio ha sido suspendido.

Un joven declara a la prensa japonesa que con la universidad cerrada volverá a la casa de sus padres en Chiba, también declarada en emergencia por el coronavirus. “Me quedaré quieto en casa al menos una semana, luego saldré a correr para mover el cuerpo”, dijo mientras esperaba el tren.

A las 7.30 de la mañana, empieza el movimiento de personas en la zona de negocios de Otemachi, en el centro de Tokio. Hay menos gente de lo normal, casi todos con mascarilla, pero el tráfico es constante. ¿Y el teletrabajo?

Pero la imagen de la mañana está en la gran estación de Shinjuku. Entre 7.30 y 8.00, la hora pico, había mucha gente yendo a trabajar, presurosos y con el rostro cubierto con la mascarilla en su mayoría.

Nadie podría decir que Tokio vive un estado de emergencia que intenta detener la propagación del coronavirus.

“No hay manera, la mitad de los empleados de la compañía hacen teletrabajo y como gerente debo ir a la oficina para dar instrucciones. Desde casa no se puede”, dijo un empleado al diario Nikkei.

Nadie podría decir que Tokio vive un estado de emergencia que intenta detener la propagación del coronavirus.

Inmigración de Tokio, 8 de abril

Mucho menos si se observa la cola que a las 8.30 horas se había formado en la puerta de la Oficina de Inmigración en Shinagawa. Más de un centenar de extranjeros, en su mayoría con mascarillas, aguardaban su ingreso para hacer el trámite de visas.

Reportes desde importantes estaciones de tren en las prefecturas declaradas en emergencia presentaban la misma imagen: menos personas, pero circulación permanente. Así se vio en JR Saitama Shintoshin, cerca al Saitama Super Arena, en Osaka Umeda y en Hakata, Fukuoka.

“EL ESTADO DE GRAVEDAD NO HA CAMBIADO”

A las 9.30 horas, Yuriko Koike, la gobernadora de Tokio, dijo en una breve rueda de prensa que “la situación de gravedad que vive la ciudad no ha cambiado, seguiremos avanzando con rapidez en la aplicación de las medidas de acción programadas ante la propagación de la infección”.

Poco después, el primer ministro, Shinzo Abe, dio su evaluación. “Hemos tomado conocimiento de que muchas personas han comenzado a trabajar desde casa a partir de hoy. Gracias por su cooperación”.

“Con la ayuda de todos podremos salir del estado de emergencia. Necesitamos, reducir el contacto entre las personas tanto como sea posible para superar esta situación”, manifestó. (International Press)


Suscríbase a International Press GRATIS!

Registre su correo electrónico y entérese primero de las últimas noticias de Japón.


Publicidad

Publicidad


Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad

Te recomendamos

PRODUCTOS

Productos de Japón
Productos de Japón
Productos de Japón

Turismo en Japón

LECTOR