Japón separó a 12 familias tras deportar a 47 vietnamitas

Inmigración de Tokio (foto natural-energy.co.jp)

 


Publicidad

El gobierno japonés separó a doce familias vietnamitas que residen en Japón al deportar a 47 personas en febrero, informó la agencia Kyodo, que tuvo acceso a documentos del Ministerio de Justicia.

Los deportados tenían entre 8 y 49 años y partieron el 8 de febrero del Aeropuerto de Haneda en un vuelo chárter con destino a Hanói.

Todos ellos permanecían de manera ilegal en Japón (hasta por 21 años y cinco meses en un caso).

Hoang Van Hiep, un hombre de 52 años reconocido por Japón como refugiado, vive ahora solo con su hijo de cinco años, nacido en Japón, después de que su esposa, Nguyen Thi Loan Phuong (46), fue deportada junto con los otros 46 vietnamitas.

En una entrevista telefónica realizada por Kyodo, Phuong reveló que funcionarios de inmigración usaron la fuerza para apartar a su hijo de su regazo en la Oficina de Inmigración de Tokio y se lo llevaron. “Mi hijo estaba llorando. Todavía no puedo olvidar su llanto”, dijo.

La mujer fue detenida aproximadamente una semana antes de su deportación.

Hiep, el esposo, trabaja de 8 p. m. a 5 a. m. en una fábrica de fideos en la prefectura de Gunma. Sin su esposa, tiene que hacer de padre y madre para el niño.

La mujer había sido deportada de Japón en el pasado, pero volvió al país utilizando el pasaporte de su hermana. Durante su segundo periodo en Japón se casó con Hiep.

Hiep no puede volver a Vietnam porque es un refugiado y su hijo solo habla japonés.

“Mi esposa ciertamente violó la ley de inmigración, pero lo lamenta. Todo lo que quiero es solo vivir con mi esposa y mi hijo”.

Los japoneses que brindan apoyo a los trabajadores extranjeros condenan las separaciones familiares, diciendo que lo que hace Japón no es diferente de lo que hace Estados Unidos, criticado por su política de inmigración que ha separado a miles de niños de sus padres.

Motoko Yamagishi, secretaria general de la Red de Solidaridad con los Migrantes en Japón, afirma que “por razones humanitarias, el gobierno (de Japón) debería emitir un permiso de residencia especial para los residentes ilegales que han estado viviendo mucho tiempo con sus familias en Japón”.

El Ministerio de Justicia sostiene que según el derecho internacional, “un estado puede decidir libremente si acepta extranjeros en su país o no”, y bajo qué tipo de condiciones si los aceptan.

Japón usa aviones chárter y marrocas para deportar a grupos de extranjeros que se niegan a salir. El método fue utilizado por primera vez en 2013 para deportar a 75 filipinos. (International Press)


Publicidad

Publicidad

Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario