¿Qué pasa por la cabeza de una persona que está a un paso del suicidio por exceso de trabajo?

Testimonio de japonés revela que no es tan fácil como decir “renuncia al trabajo”

@sodium

 




Publicidad

 

Cuando nos enteramos de que una persona agobiada por el exceso de trabajo se ha suicidado, por lo general nos cuesta entender su trágica decisión.  ¿Por qué no renunció? Perder un trabajo no es el fin del mundo. Mejor perder un trabajo que perder la vida. Eso y más pensamos.

Sin embargo, antes de sentenciar u opinar precipitadamente, sería bueno que intentáramos ponernos en su pellejo. Sí, una persona que no ha pensado en quitarse la vida jamás podrá entender lo que pasa por la cabeza de un suicida, pero el testimonio de alguien que estuvo a un paso de suicidarse puede ayudar mucho.

@sodium es un tuitero japonés que ha publicado un manga en el que relata cómo puede llegar a sentirse una persona al borde del suicidio. Y no, no es tan fácil como decir “renuncia al trabajo y ya”.

El sitio RocketNews24 reproduce el testimonio del tuitero, que aquí resumimos:

Hace mucho tiempo, aunque nunca había pensado que querría suicidarme, casi lo hice.

En ese momento, yo hacía 90-100 horas extras cada mes (que era mucho menos que algunas de las otras personas que trabajaban en mi empresa). Cada noche, tenía que correr hacia la estación y tomar con las justas el último metro a casa.

Nunca había pensado que quería morir, pero, mientras estaba esperando en el andén, sin nadie más alrededor, algo de repente se me ocurrió.

Ahora mismo, si doy un pequeño paso adelante, no voy a tener que ir a trabajar mañana.

Un paso. Solo un paso. Eso es todo lo que va a tomar.

¿Entonces no voy a tener que ir a trabajar mañana? ¡Guau!

Parecía una idea tan maravillosa.

Un paso. Con solo un paso…

No voy a tener que…

¿Qué estaba pensando en ese momento?

 

Felizmente, no dio ese pequeño paso.

 

Después de esto, hice todo lo posible para encontrar un nuevo trabajo, y finalmente lo conseguí.

Cuando la gente oye hablar a alguien que se está matando a sí mismo por exceso de trabajo, muchos piensan cosas como: “Si tu trabajo te está matando, ¿qué no renuncias?”.

“No es que te vas a morir solo porque dejas tu trabajo”.

“Si te matas a ti mismo, lo perderás todo”.

“Tus amigos y familiares estarán tan tristes”.

 

Qué fácil decirlo…

 

Pero cuando estás en esa situación, pierdes la capacidad de ver las cosas con claridad. Es un lugar aterrador para estar.

Es como…

Estás caminando por una estrecha cornisa, con un empinado acantilado a ambos lados.

Tropecé de nuevo. Hay muchos baches en el camino, y siempre es cuesta arriba. Es difícil seguir adelante.

Hay todo tipo de caminos y puertas (“nuevo trabajo”, “vacaciones”, “renuncia”, “tómate un día libre”).

 

Son caminos y puertas que puedes ver cuando estás bien, pero cuando estás hundido todo es oscuridad.

El tuitero dice que en esa situación puedes llegar a pensar:

 

He trabajado muy duro para conseguir este trabajo.

¿Qué pasa si no puedo encontrar algo más?

No quiero ser una carga para mis padres.

Mis compañeros de trabajo están trabajando aun más duro que yo.

Alquiler, servicios públicos, facturas de compra.

¿Cómo puedo tomarme un día libre cuando estamos tan ocupados en el trabajo?

Todavía tengo el préstamo de estudiante que pagar.

Voy a causar problemas a todos en la oficina.

Estoy flojeando.

Si renuncio ahora, lo lamentaré siempre.

Hay personas que lo tienen peor que yo.

Sólo tengo que intentarlo un poco más duro.

Te dices eso a ti mismo, una y otra vez, y eso te priva del buen juicio, y hace que todo tu panorama sea oscuro y más oscuro.

No puedes escuchar las voces de las personas que se preocupan por ti.

Solo hay que seguir adelante.

Es como si estuvieras roto, y la única cosa que puedes pensar es seguir caminando por el sendero en el que estás.

Sólo un poco más. Me duele. Me duele. Tengo que seguir adelante.

 

Todo tu mundo son tinieblas.

 

No hay nada más que oscuridad a tu derecha, y nada más que oscuridad a tu izquierda.

Me duele… No puedo caminar más lejos…

Pero…

Tengo que seguir adelante.

Pero…

Yo… no puedo.

 

@sodium logró encontrar una salida. Y no fue la muerte. Aconseja a quienes lo leen y sufren la pesadilla que él superó, que se tomen un tiempo libre del trabajo, que vean a un psicólogo, que pidan ayuda.

Que duerman.

Aunque solo sea una noche de buen sueño, a veces puede ayudar a ver las cosas con mayor claridad.

La gente verdaderamente se preocupa por mí.

Hay tantos caminos diferentes en el mundo.

Por favor, no lo olvides.

 

Eso, no olvides que siempre hay opciones. (International Press)

Publicidad
Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario