Tecnología, moda y música, lo último en Japón


 


Publicidad

Alas de ángel, minifaldas con brazos robóticos, orejas de gato que responden a ondas cerebrales

Moso Calibration

Una minifalda con brazos robóticos que salen de su interior y juegan ping pong. O sostienen una computadora para que su usuaria escriba en ella. Orejas de gato robóticas que se mueven de acuerdo con el ánimo de quien se las coloca. Brazos robóticos con forma de alas de ángel.

Innovaciones o extravagancias, como quiera llamárselas, estos productos fusionan tecnología y moda. El diario Nikkei da cuenta de algunos de estos singulares dispositivos.

El grupo juvenil femenino Moso Calibration lanzó el mes pasado el video de su tema “Chichin Puipui”, en el que sus integrantes cantan y bailan vistiendo minifaldas con brazos.

“Se siente muy raro, pero me quedé impresionada por los movimientos graciosos de los brazos. ¡Es tan cool!”, dice Nae Futaba (20), una de las chicas de la banda.

Los brazos robóticos se mueven suavemente hacia arriba y hacia abajo por control remoto. Las manos pueden girar 180 grados y los codos doblarse 90 grados. Su creador, Kiyoyuki Amano (37), concibió la idea en su afán por combinar su trabajo con su afición, el cosplay.

Amano también es el artífice del Hikaru Skirt, una falda equipada con diodos emisores de luz que iluminan el interior de la prenda.

Por su parte, Kyun_kun, estudiante de ingeniería mecánica en una universidad de Tokio y pionera en el desarrollo de robots portátiles, ha creado Metcalf Clione, un par de brazos robóticos que se llevan en los hombros como alas de un ángel. Los brazos pueden expandirse y doblarse utilizando un teléfono inteligente. El dispositivo está hecha de láminas de aluminio y acrílico, y pesa 1,5 kg.

El interés de Kyun_kun por los robots nació cuando estudiaba en primaria. Más tarde la moda llamó su atención, así que decidió combinar sus dos grandes intereses.

La inventora admite que no le da mucha importancia a la funcionalidad de sus máquinas. ¿Su objetivo? “Quiero hacer robots que sean divertidos de usar”.

Foto: Instagram (kyun_kun)
Foto: Instagram (kyun_kun)

Kana Nakano, una inventora que trabaja para la agencia de publicidad Dentsu, quiso crear un dispositivo que mostrara “emociones sin palabras”. De su búsqueda por encontrar una nueva forma de comunicación entre la gente vio la luz Necomimi, un par de orejas de gato mecánicos que se mueven de acuerdo con el estado de ánimo del usuario, respondiendo a las ondas cerebrales. Por ejemplo, se levantan cuando el usuario se concentra.

Foto necomimi.com
Foto necomimi.com

Se han vendido unas 100.000 unidades de Necomimi, que cuesta alrededor de 6.000 yenes (54 dólares). A pedido de fans en el extranjero, Nakano ha creado una cola de gato robótica portátil. Sin embargo, aún no se ha comercializado. Será cuestión de tiempo. (International Press)

 


Publicidad

Publicidad

Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad

2 Comentarios

  1. Vaya parece que que tenemos idols en el Adeptus Mechanichus , sigan asi jovencitas su encanto beneplace al dios Maquina y al Emperador!!!

  2. De culquer forma creo que me he enamorado de Kyun _Kun es una pesiocidad verla en esa minifalda azul con sus brazos roboticos.

Deja tu comentario