China ignora el gesto de Abe y pide a Japón un perdón más “sincero”

Memorial de Nankín

Pekín se pronuncia oficialmente tras discurso del primer ministro japonés

Memorial de Nankín
Memorial de Nankín

El Gobierno chino reaccionó con indiferencia a las disculpas que el primer ministro japonés, Shinzo Abe, presentó a los países vecinos por las agresiones del Ejército nipón en la II Guerra Mundial, y volvió a pedir a Tokio que ofrezca un perdón más «sincero».

«Japón debe reconocer su historia de agresión militarista, asumir responsabilidades, hablar con claridad y ofrecer sinceras disculpas a las víctimas de los países afectados», declaró la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Hua Chunying, en respuesta al discurso de Abe con ocasión del 70 aniversario del fin de la contienda mundial, ante el que había gran expectación.

«Entender correctamente ese periodo de la historia, así como las demandas de justicia, es una base importante para que Japón pueda mejorar las relaciones con sus vecinos asiáticos», añadió Hua en un comunicado oficial.

El discurso de Abe, que algunos observadores esperaban que sirviera para aliviar rencillas históricas entre Japón y víctimas de su política expansionista a mediados del siglo XX, como China y Corea del Sur, finalmente ha causado cierta decepción incluso en la sociedad nipona, ya que en él uso un tono distante y ambiguo.

En vez de ofrecer disculpas directamente, Abe recordó las que algunos antecesores en su cargo hicieron públicas en el pasado (y que tampoco contentaron a Pekín), y recalcó que «no se debe permitir que las generaciones futuras (…) estén predestinadas a disculparse».

En respuesta a esas palabras, Hua aseguró que «China insta a que Japón reflexione sobre su historia de agresión, se adhiera a la vía del desarrollo pacífico y tome medidas concretas para ganarse la confianza de sus vecinos».

Durante la II Guerra Mundial, Japón invadió buena parte del territorio chino, donde cometió graves crímenes de guerra, tales como sistemáticas matanzas de civiles, experimentación con armas biológicas o uso de mujeres chinas como «esclavas sexuales» de oficiales del Ejército nipón.

China ha acusado siempre a Japón de no mostrar arrepentimiento por esas acciones, basando esa acusación, en particular, en el hecho de que algunos sectores ultranacionalistas del archipiélago niegan o justifican los crímenes de guerra, o que algunos libros de texto japoneses los ocultan o suavizan.

China prepara para el 3 de septiembre un desfile militar para conmemorar su victoria sobre Japón en 1945, un acto que algunos observadores ven como un desafío a Tokio en un momento de tensiones entre ambas potencias.

Sin embargo, también se espera que el próximo mes Abe visite Pekín, lo que podría servir de contrapeso diplomático al desfile, en el que, en todo caso, se da por descontado que no estará presente en el palco de invitados internacionales el primer ministro japonés. (EFE)

Suscríbete a International Press GRATIS

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a International Press y recibe nuestras noticias primero.

Únete a otros 36.155 suscriptores


Descarga el App de Súper Tokio Radio