Celebridad japonesa se queja de haber sufrido racismo en Francia

Sin embargo, algunos japoneses la critican

Emiko Kaminuma
Hace unos meses, el cantante japonés Gackt se quejó de que había sido discriminado en el restaurante de un hotel en Francia.

En un caso similar, otra celebridad japonesa, la comedianta de Osaka Emiko Kaminuma aseguró en televisión que fue víctima de racismo en un restaurante en París.

“Hay un montón de gente que discrimina en París. Mi esposo y yo estábamos en un restaurante de los Campos Elíseos listos para ordenar, así que levanté la mano y dije ‘¡Disculpe!’. Algunos empleados me vieron, pero ninguno se acercó”, contó.

“Esperé así y seguí llamando durante 40 minutos. Finalmente le dije a mi esposo: ‘Vámonos de aquí’, pero él me dijo: ‘Vamos a esperar’. Le dije que ya había esperado lo suficiente. ¡Había estado haciendo eso (diciendo “disculpe” con la mano levantada) durante 40 minutos! Uno de los meseros me había visto varias veces. Eso es discriminación. Por supuesto, eso fue discriminación”, añadió.

De acuerdo con Kaminuma, mientras su esposo y ella esperaban que les hicieran caso, el personal atendió a clientes blancos que habían llegado después que ellos. La mujer dijo que salió del local furiosa y haciendo fuertes ruidos para dejar constancia de su cólera.

Sin embargo, la mujer no ha hallado solidaridad o apoyo entre los japoneses usuarios de redes sociales, a juzgar por algunos comentarios publicados por el sitio RocketNews24:

“Eso no es discriminación. En los restaurantes de lujo, es simplemente grosero llamar a un mesero levantando la mano”.

“No se puede llamar (al personal del restaurante) poniendo la mano en el aire. Para ellos, eso es tratar de demostrar que eres superior a ellos. Ellos son los que se sienten discriminados. No me gustaría que los clientes hicieran eso en mi restaurante. Es obvio”.

“¿Qué quieres que hagamos por ti como retribución, Reina de Osaka?”.

“Yo creo que también ignoraría a alguien que agitara sus manos en el aire y gritara ‘¡Disculpe!’ durante 40 minutos”.
(International Press)



Publicidad