“El castigo físico en las escuelas japonesas es inaceptable”

Rechazan que profesores agredan a alumnos para disciplinarlos


Publicidad

El suicidio de un adolescente de 17 años en Osaka, un día después de que su entrenador de baloncesto lo abofeteara varias veces en la cara por equivocarse en un partido de práctica, ha convertido el castigo físico en las escuelas un tema de debate nacional.

The Japan Times entrevistó a residentes en Tokio, tanto japoneses como extranjeros, para preguntarles si están a favor o en contra de que los profesores sancionen físicamente a sus alumnos. El rechazo fue unánime.

Daniel Krieger, periodista estadounidense de 42 años, declaró que el castigo físico, provenga de padres o profesores, no genera ningún beneficio, y que Japón debería sancionar a los docentes que aún creen que golpeando a sus estudiantes les está enseñando algo. “Los profesores tiene que descubrir otros caminos para disciplinar a los niños”, agregó.

Harumi Kanaya, una secretaria japonesa de 36 años, dijo que los profesores deberían entender que ya no estamos en tiempos en que el castigo corporal era una práctica común, y, por el contrario, “deberían aprender a alentar a sus alumnos para que se esfuercen más”.

Nobuyoshi Hashimoto, un japonés de 48 años, director de una compañía, manifestó que aun en sus tiempos se daban cuenta de que el castigo físico no traía consigo ningún beneficio.

Hiromi Goto, profesora japonesa de danza de 31 años, dijo que si los estudiantes asumen que la violencia es una manera normal de comunicarse, entonces ellos también usarán la violencia.

“El castigo físico es inaceptable. Pienso que hay mejores maneras para conseguir que los chicos a los que les enseñas hagan lo que tú deseas”, opinó Pete Heyhoe, profesor australiano de 40 años.


Publicidad

Publicidad

Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad