Junta directiva de Olympus dimitiría en masa

Olympus

Compañía japonesa estudia tomar acciones legales contra responsables de operaciones irregulares


Publicidad

El presidente del fabricante de aparatos de óptica y fotografía Olympus, Shuichi Takayama, indicó que previsiblemente la junta directiva del grupo dimitirá en bloque una vez se resuelva la crisis en la empresa por irregularidades financieras.

En una rueda de prensa en Tokio, Takayama subrayó que las dimisiones de los altos cargos no se producirán antes de febrero de 2012, mes en el que podría convocarse una junta extraordinaria de accionistas de la empresa para abordar la crisis.

El presidente también señaló que Olympus estudia emprender acciones legales contra los ejecutivos responsables del escándalo en el que está envuelto el grupo, que desde la década de 1990 encubrió pérdidas que podrían ascender a casi 1.300 millones de euros.

Según Takayama, fueron el exvicepresidente ejecutivo Hisashi Mori y el exauditor Hideo Yamada quienes diseñaron y ejecutaron en secreto el esquema financiero para encubrir las millonarias pérdidas por inversiones sufridas por la firma.

Posteriormente, los expresidentes Masatoshi Kishimoto y Tsuyoshi Kikukawa fueron informados de ese sistema, añadió el actual responsable de Olympus.

También precisó que no se han hallado pruebas de que estuvieran implicadas organizaciones criminales, como en un principio se especuló en los medios, detalló la edición digital del diario económico Nikkei.

El escándalo en torno a Olympus saltó con la dimisión a mediados de octubre de por aquel entonces presidente Michael Woodford, el primer extranjero en asumir este cargo, supuestamente por su incapacidad para “superar la barrera cultural de Japón” y por sus diferencias con el resto de la cúpula directiva.

Sin embargo, tras su destitución Woodford sostuvo que su despido se produjo después de que cuestionara las supuestas irregularidades en adquisiciones efectuadas por el fabricante nipón de productos de óptica y aparatos fotográficos y médicos entre 2006 y 2008.

Después de salir a la luz las acusaciones de Woodford, la compañía admitió que había encubierto pérdidas en inversiones desde la década de 1990 y que posteriormente las había tratado de “maquillar” con aquellas adquisiciones.

En medio de la controversia, Olympus trabaja a contrarreloj para tener listo su balance de resultados entre abril y septiembre, primera mitad del año fiscal nipón, para antes del 14 de diciembre, límite impuesto por ley para no ser excluida del mercado. (EFE)


Publicidad
Publicidad
Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario